Google presentó recientemente la patente de un pegamento que se colocaría sobre los autos para que, en caso de atropellar a una persona, quede pegada al vehículo.

La idea es evitar los golpes posteriores o que el propio auto o un tercero pase por encima al peatón, en un proyecto enmarcado en el desarrollo de vehículos autónomos.

El pegamento estaría debajo de una capa protectora que se rompería en caso de un impacto, como hace un airbag en un choque.