Después de cada 80.000 km se debería comprobar los amortiguadores en el taller. Son sometidos a esfuerzos muy altos durante la conducción y su función es relevante para la seguridad: Si se produce un fallo, la distancia de frenado es mayor y la estabilidad del vehículo disminuye. En dicho caso es indispensable reemplazarlos. La facilidad con que un control de los amortiguadores puede pasar a ser una rutina regular en el taller explican “Los Mecánicos de Meyle” en su más reciente vídeo en YouTube.

Baches, terreno impracticable, carga pesada o servicio con remolque son los principales esfuerzos a que se someten los amortiguadores. A éstos se suman influencias ambientales tales como la suciedad, la humedad o la sal desheladora, que pueden tener un impacto negativo en su vida útil. Si un amortiguador deja de funcionar como es debido, puede generar peligros para el conductor: El agarre de los neumáticos al suelo disminuye. Esto merma la estabilidad del vehículo, y la distancia de frenado se alarga. Al mismo tiempo, el menor agarre reduce la conducción lateral del neumático en las curvas, y los sistemas de seguridad modernos, tales como el ABS, el ESP y el ASR, ya no funcionan debidamente.

Con un control de los amortiguadores, los talleres pueden ofrecer por lo tanto un importante servicio a sus clientes. “Los Mecánicos de Meyle” explican en su nuevo vídeo las posibilidades de diagnóstico de los amortiguadores y cómo se pueden realizar. A veces, por ejemplo, basta echar una ojeada a los neumáticos, pues un desgaste parcial de los neumáticos es señal de que los amortiguadores están defectuosos. En un recorrido de prueba, los amortiguadores defectuosos pueden ser reconocidos por una sensación imprecisa de la conducción especialmente en las curvas, por una corrección frecuente de la dirección al conducir en línea recta y por el golpeteo producido.

Para la reparación, Meyle ofrece una amplia gama de más de 650 amortiguadores de alta calidad Meyle-Original para alrededor de 214 millones de vehículos en Europa. Los ingenieros del fabricante hamburgués de recambios recomiendan reemplazar los amortiguadores siempre en parejas para reducir al mínimo la diferencia de amortiguación entre el lado izquierdo y el lado derecho. De lo contrario, el comportamiento en la conducción podría ser deficiente o incluso crítico.