Wulf Gaertner Autoparts AG, también con la continua ampliación de su gama de productos eléctricos y sensores, hace todo lo posible para facilitar los procesos de trabajo en el taller.

Así, el fabricante hamburgués ofrece a partir de ahora, a través de su marca Meyle, nuevos kits de reparación para generadores de impulsos del cigüeñal. Se componen de sensor, enchufe, cable y sujetacables, y pueden emplearse de forma universal en más de 350 modelos de marca Dacia, Nissan, Renault y Opel.

 

Cuando el motor de un vehículo no arranca, ello se debe en muchos casos a que el generador de impulsos del cigüeñal esté deteriorado. La causa de ello pueden ser daños debidos a interacciones térmicas en la zona del motor, así como vibraciones.

Se trata de una reparación relativamente pequeña, que sin embargo puede significar para un taller mucho trabajo si hay que asignar diversos componentes a una sola aplicación.

Mediante los nuevos kits de reparación Meyle, los talleres pueden ahorrar ahora tiempo: los kits completos no solo contienen todas las piezas necesarias como sensor, enchufe y cable, sino pueden emplearse también en más de 350 modelos independientemente de la codificación del enchufe original. Los materiales plásticos adecuados y adaptados al ambiente térmico garantizan además una mayor duración de los generadores de impulsos.