Los frenos son, sin duda, componentes muy importantes para la seguridad de un vehículo y en un caso serio pueden salvar la vida. Las pastillas de freno Meyle perfeccionadas, adquiribles con el nombre Meyle Platinum Pads, tienen una nueva mezcla del forro de fricción, que satisface las más altas exigencias y proporciona un confort especial. No contienen cobre ni metales pesados, y se distinguen por su comportamiento de frenado seguro a temperaturas elevadas desarrollando muy poco ruido.

 

En este sentido, que las Meyle Platinum Pads proporcionan una corta distancia de frenado y garantizan un frenado seguro en toda situación lo demostró un test de rendimiento realizado en uno de los más grandes centros del mundo de pruebas de automóviles independiente de los fabricantes.

La Automotive Testing Papenburg GmbH (ATP) analizó, en tres series de pruebas, el comportamiento de pastillas de freno montadas de serie en una comparación directa con las Meyle Platinum Pads.

En primer término se realizaron las pruebas con dos Audi Q7 de un mismo modelo, pues las Meyle Platinum Pads fueron desarrolladas, entre otras razones, para satisfacer las crecientes exigencias que imponen los vehículos pesados de la categoría superior y los SUVs.

En la prueba de frenado sobre calzada seca, el automóvil con pastillas de freno Meyle logró detenerse más rápidamente ganando así importantes metros de frenado, que en situaciones de peligro pueden ser decisivas.

La prueba de µ-Split simulada sobre una calzada semimojada y semicubierta de nieve mostró cómo los frenos reaccionan en condiciones difíciles de conducción, es decir, si el automóvil se mantiene en ruta de forma estable. El vehículo con las Meyle Platinum Pads salió vencedor también en esta prueba.

Ya en el tramo de alta velocidad, dentro del marco de la prueba de High-Speed-Fading, se analizó el comportamiento de frenado en situaciones extremas. Al efecto se realizaron diez frenadas sucesivas sin regeneración intermedia, en los que los frenos alcanzaron temperaturas muy superiores a los 650°C. El estable coeficiente de fricción conseguido confirma el alto rendimiento de este producto. Las series de test fueron repetidas con coches pequeños y de la clase media: Las Meyle Platinum Pads mostraron las mejores notas también en los turismos BMW X1 y VW Golf V.

[iframe width="560" height="315" src="https://www.youtube.com/embed/x1QNJFivD7s" frameborder="0" allowfullscreen ]