La tecnología TGI de SEAT ayudará a las ventas de la marca. “Realmente no conocemos cuál es el límite, pero el año pasado un 20% de los SEAT León que vendimos a cliente particular ya eran TGI. Por lo tanto, tiene una gran capacidad de desarrollo”, afirma Mikel Palomera, que destaca el futuro que tiene esta tecnología. “Realmente el futuro es el gas natural renovable. A nivel europeo se va a hacer una importante apuesta por los combustibles alternativos y pensamos que el gas natural renovable en ciclo de vida de producto es una tecnología equiparable, por ejemplo, a un vehículo 100% eléctrico”.

Dentro de las novedades de la gama TGI de SEAT, el director general de SEAT España señala que “tanto en el Ibiza como en el Arona como en el León, lo que hemos hecho ha sido aumentar la capacidad del gas. Hemos pasado de dos depósitos de combustible a tres, con lo cual la frecuencia de repostaje va a ser menor. En el caso del SEAT León lo que hemos hecho ha sido pasar de una potencia de 110 CV a una de 130 CV, porque pensamos que esta tecnología puede llegar a tener unas prestaciones deportivas”.

Respecto al depósito de 9 litros de gasolina incorporado como depósito de emergencia, Palomera indica que se han seguido los consejos y recomendaciones de los clientes actuales. “Un cliente actual de un híbrido de gas natural usa prácticamente siempre el gas natural porque es mucho más económico y ecológico. No es un problema para ellos no usar la gasolina”.

La tecnología TGI es la alternativa híbrida más económica, según el responsable, ya que es casi un 50% más económico que un motor similar de gasolina, un 30% frente a un diésel, un 15% frente al GLP e incluso un 20% más económico que un híbrido eléctrico no enchufable. Además, cuenta con la etiqueta ECO de la DGT, lo que permite circular en ciudades con restricciones al tráfico por alta contaminación y, en lo relativo a la seguridad, los TGI tienen cinco estrellas en las pruebas de choque de Euro NCAP.