Uno de los apartados inspeccionados en las estaciones de ITV es el dedicado al sistema de alumbrado y señalización, una categoría en la que miles de vehículos suspenden a la hora de pasar la inspección técnica. Así se despende al menos de los datos recogidos por Lumileds, compañía que fabrica y comercializa la marca de iluminación para el automóvil Philips en España, correspondientes a las ITV efectuadas en España en los últimos cinco años.

El análisis de estos resultados viene a desvelar que el número de defectos graves en el apartado de “alumbrado y señalización” en los turismos crecieron casi un 40% entre 2014 y 2018 (último ejercicio disponible), según los datos oficiales ofrecidos por el Ministerio de Industria. Así, mientras en el primer ejercicio del periodo analizado los defectos graves ascendieron a 823.069, en el último año de dicho periodo este tipo de fallos, los que impiden superar la inspección técnica obligatoria, ascendieron a 1.140.646, lo que supone un incremento del 38,6%.

Sin embargo, este dato, siendo malo, no es el peor, según Lumileds, ya que desde 2011 el crecimiento de este tipo de fallos relacionados con el sistema de iluminación del vehículo se situó por encima del 70%, con una tendencia al alza sólo atenuada el pasado 2018, cuando el incremento de los defectos graves fue del 3,25% respecto a 2017, cuando ese año el aumento sobre 2016 había sido del 12,19%.

“El incremento de los defectos graves detectados en el sistema de iluminación de los turismos en las ITV hace necesario seguir concienciando a automovilistas y profesionales de la reparación de la importancia que tiene no descuidar el estado de mantenimiento del sistema de iluminación, tal y como desde Lumileds hacemos en el marco de la campaña de sensibilización ‘Change in Pairs’ (‘Cambie por pares’), con la que difundimos las ventajas que el cambio de lámparas por parejas tiene en términos de seguridad vial", comenta Jorge Jiménez, director general de Lumileds Iberia.

Pero no todo son malas noticias, según la compañía. En el caso de los defectos leves -aquellos que no impiden superar la ITV pero que suponen un riesgo para los conductores que circulan con ellos en sus vehículos-, han registrado unos crecimientos menos acusados. Así, entre 2011 y 2018, este tipo de fallos en el sistema de iluminación aumentaron un 51,95%, con un incremento desde 2014 del 13,98%, si bien en 2018 registraron una caída de casi el 6% respecto a un año antes. A pesar de ello, el año pasado las ITV detectaron casi 3,78 millones de defectos leves sólo en la iluminación de los turismos.

En palabras de Jorge Jiménez, “estas cifras vienen a demostrar que los conductores españoles no cuidan como deben el sistema de iluminación de sus vehículos; algo preocupante teniendo en cuenta el papel fundamental que ejerce este sistema en su seguridad con la doble función de ver y ser vistos”. Vigilar el estado de lámparas y ópticas ayuda a viajar más seguro, por eso es fundamental, según el responsable, “efectuar un mantenimiento periódico de estos elementos en todas las épocas del año, especialmente en los meses en los que circulamos con menos horas de luz solar y los fenómenos meteorológicos típicos reducen la visión en carretera”.