MOOG, la marca cuyos orígenes se remontan al icónico Model T de Ford, ha desarrollado una nueva tecnología de núcleo híbrido (Hybrid Core) para rodamientos. Mediante el uso de refuerzos de fibra de carbono, esta tecnología aumenta la durabilidad de los rodamientos de los brazos de suspensión, rótulas de suspensión, rótulas de dirección y rótulas axiales de MOOG. La duración y la seguridad se han mejorado aún más gracias a la aplicación del endurecimiento por inducción de los pernos de los componentes. Se trata de un proceso de tratamiento térmico que quintuplica la dureza de la superficie de una pieza y puede duplicar la resistencia de los pernos.

Además, el nuevo diseño reduce el aumento gradual de deformación radial que experimentan los componentes a lo largo de su vida útil, conocida como "juego". La reducción de este aumento irregular de deformación significa que la sensación de precisión de la dirección y el movimiento controlado de la suspensión se mantienen durante la utilización del componente.

"La historia de innovación es lo que distingue a MOOG", explica Massi Milani, director ejecutivo de Marketing Mercado Posventa EMEA de Tenneco/Federal-Mogul Motorparts EMEA. "Entendemos la importancia de los componentes de la dirección y la suspensión para la seguridad y el confort de un vehículo, dos de los factores más importantes y tranquilizadores para los conductores. Por esa razón hemos desarrollado la tecnología Hybrid Core y seguimos invirtiendo en tecnologías y procesos que proporcionen a nuestros clientes piezas técnicamente avanzadas y fiables".

MOOG Ball Joint

La tecnología Hybrid Core se está incorporando ya en la mayoría de las piezas MOOG junto con otras innovaciones de productos que mejoran la durabilidad y el confort, como son el recubrimiento de cinc y una nueva variedad de grasa sintética. Las rótulas de suspensión y las varillas estabilizadoras de MOOG tienen ahora un recubrimiento de cinc que las hace más resistentes a la corrosión, aumentando así aún más su durabilidad. Al mismo tiempo, se aplica un recubrimiento de láminas de cinc a todos los accesorios de MOOG, que contribuye a incrementar la resistencia a las condiciones corrosivas de las carreteras. Además, los ingenieros de MOOG han seleccionado una nueva grasa sintética que permite un funcionamiento muy suave, al mismo tiempo que ofrece a los talleres una mayor sencillez de montaje.

"Si se montan piezas fiables en el vehículo de un cliente, es beneficioso para la reputación del técnico y proporciona al cliente un nivel extra de seguridad, sobre todo si se tiene en cuenta la garantía de tres años de todas las piezas MOOG", añade Milani. "El personal de los talleres también puede beneficiarse del lanzamiento reciente de Garage Gurus, una plataforma de formación y soporte técnico diseñada para mantener informados a los técnicos y que sean los mejores en su especialidad."

Aunque los productos de la marca han estado disponibles en Europa desde 2001, recientemente se ha anunciado la inauguración de una fábrica en Barcelona que producirá la mayoría de las piezas MOOG. Todos estos componentes incorporarán nuevas tecnologías que pretenden distinguir a la marca en el campo de la dirección y la suspensión, haciendo hincapié en la calidad y el diseño. La nueva fábrica ofrecerá, además, una mejor disponibilidad de piezas en toda Europa.