Los precios de los combustibles han subido más de un 6% en lo que va de año, según los datos del Instituto Nacional de Estadística, por lo que reducir el consumo de carburante significa también ahorros considerables a la hora de usar el vehículo en los trayectos programados.

El transporte es el sector que más energía consume en España, alcanzando un 40% del total nacional, recuerdan desde Nissan, y sólo los turismos representan aproximadamente el 15% de toda la energía final consumida en España.

Bajo este contexto, el uso racional de los medios de transporte y la gestión eficiente de las flotas de vehículos es un elemento cada vez más importante para conseguir un mayor ahorro energético en el sector del transporte. En línea con su compromiso con la movilidad sostenible, Nissan promueve algunas de las prácticas que se deben tener en cuenta durante la conducción para una mayor eficiencia energética.

nissan qashqai

“Básicamente, es introducir cambios en los hábitos de conducción para adaptarlos a las innovaciones introducidas en los motores actuales que permiten reducir el consumo de carburante, la contaminación ambiental, aumentar la seguridad en carretera, mejorar el confort de los ocupantes,...”, indican desde Nissan que, en base a un decálogo elaborado por la Dirección General de Tráfico y el IDAE (Instituto para la Diversificación y el Ahorro Energético), recuerda diez consejos de conducción eficiente.

De este modo, arrancar el motor sin pisar el acelerador, circular con marchas más largas y a bajas revoluciones, reducir la marcha lo más tarde posible especialmente en las bajadas, mantener una velocidad uniforme evitando aceleraciones y cambios bruscos de marcha, o conducir con una adecuada distancia de seguridad y un amplio campo de visión que permita ver dos o tres coches por delante, son algunas de las medidas que ayudan a hacer una gestión energética más eficiente durante la conducción.

Los beneficios de una conducción eficiente se pueden resumir, según Nissan, en un ahorro medio de combustible del 15%, mejora medioambiental, reducción del 15% de las emisiones de CO2, disminución de la contaminación acústica, aumento del confort del vehículo, reducción del estrés del conductor y disminución del riesgo de accidentes.