En España hay más de 24 millones de turismos, de los que el 34% tienen más de 15 años, aunque se prevé que representen el 37% en 2022, según datos del GIPA. Cuantos más años tiene un vehículo, las averías se incrementan y, por lo tanto, las posibilidades de sufrir un siniestro también crecen exponencialmente. Norauto lanza el ‘Plan Resiste’, un servicio de mantenimiento específico para vehículos de 15 años o más para aumentar su durabilidad, garantizar la seguridad y seguir circulando en perfecto estado pese a la situación de pandemia.

El usuario puede elegir cuatro prestaciones para el mantenimiento del coche de más de 15 años: mantenimiento y revisión del alternador y motor de arranque, comprobación de los amortiguadores, revisión de la distribución o verificación de los embragues. La compañía ofrece un 15% de descuento en coches de 15 años o más en la mano de obra de estas cuatro prestaciones. “Se aboga así por ayudar a todas aquellas familias que no pueden cambiar de automóvil y que deben prolongar la vida útil de su antiguo coche”, destacan desde Norauto.

Igualmente, y con el objetivo de mejorar el estado en el que se encuentran estos automóviles, dentro del ‘Plan Resiste’ el cliente también puede realizar el ‘Eco Servicio’ de descarbonización. Este servicio disminuye las emisiones contaminantes del vehículo hasta un 20% y el consumo de combustible hasta en un 10%. Además, el coche recupera potencia y mejora la suavidad del motor. Se recomienda realizarlo de forma preventiva cada 20.000 km o cuando sea necesario.

Asimismo, el ‘Plan Resiste’ cuenta con el ‘Servicio Pre-ITV’ en el que se revisa el estado de todos los puntos de control que se vigilan en la ITV, como el estado de los elementos mecánicos, centralitas electrónicas y emisiones de gases de escape. Norauto recuerda que cuando el vehículo tiene más de diez años, se debe pasar la ITV cada año. Si se tiene un defecto leve, se puede seguir circulando pero se debe subsanar el problema. Si el coche tiene defectos graves, deben ser arreglados y volver a pasar la ITV en el plazo de dos meses. Si los defectos son muy graves, no podrá seguir circulando y el coche deberá ser trasladado en grúa para posteriormente volver a pasar la ITV una vez los defectos hayan sido solucionados.