Gracias a los modelos de bajo contenido en polvo patentados por ATE, marca especialista en freno de Continental, el mercado dispone de una nueva generación de pastillas de freno, ATE Ceramic, que producen un mínimo polvo de freno, de forma que las llantas duran limpias durante más tiempo. Además, las pastillas ATE Ceramic son más duraderas y reducen el desgaste de los discos de freno, reduciendo costes y generando una mayor conciencia medioambiental.

La vida útil de las pastillas de freno depende en gran medida del perfil de uso y de la temperatura de las mismas. “En general, las pastillas de freno ATE Ceramic se desgastan menos que las pastillas de freno convencionales ('low met') en condiciones normales”, destacan desde Continental, que apuesta por la seguridad centrada en productos, pero también en servicio y trabajo profesional que ayude a prolongar la vida de estos sistemas de freno como el de sus centros de freno ATE, única red especialista de frenos en España y Europa.

Por esta razón, ATE, a través de estos talleres y dirigido a los consumidores finales, ha puesto en marcha una campaña, que estará vigente todo el mes de noviembre, para concienciar a los consumidores finales de la importancia de contar con unos talleres especializados que cuiden del vehículo, los conductores y del medio ambiente.

Esta campaña estará reforzada por acciones promocionales en las que, por cada instalación de pastillas ATE Ceramic, con un precio sin precedente e igual al de las convencionales, el cliente recibe además una gamuza específica para su limpieza.