La fabricación de aluminio se encarga de que el brazo transversal articulado Meyle-HD esté bien protegido contra la corrosión y sea especialmente duradero. El menor peso de casi el 20% en comparación con la pieza de repuesto original ofrece ventajas para toda la cadena logística. El juego consta de ambos brazos articulados (derecha e izquierda), los casquillos correspondientes Meyle-HD con soportes y el necesario material de montaje.

El juego Meyle-HD con los brazos transversales articulados de aluminio fueron desarrollados por los ingenieros de Meyle en Hamburgo y se controló y verificó cada paso del proceso desde la idea inicial hasta la producción y las completas pruebas de calidad. Presentado en Automechanika Frankfurt2018, el producto ya está disponible con los números de artículo 3160500135/HD y 3160500136/HD.

De acuerdo con la premisa "Ser mejor que la pieza de repuesto original", el juego destaca con numerosas ventajas en comparación con la correspondiente pieza de repuesto original, explican desde Meyle. La fabricación de aluminio de alta calidad proporciona una resistencia mejorada y larga duración de la pieza. La superficie lisa, de una sola pieza, no sólo destaca ópticamente, sino que también es menos propensa a la formación de grietas. Además, el brazo está muy bien protegido contra la corrosión por ser de aluminio. Con 4,2 kilos y comparado con la pieza de repuesto original, el brazo transversal es un 20 % más ligero, lo que proporciona ahorros en el peso total del vehículo, así como en el envío y en el almacén.

Otro detalle que hace el brazo especialmente sostenible es que la ampliada rótula del brazo transversal de Meyle-HD, que en comparación con la pieza de repuesto original es reemplazable individualmente, ofrece la ventaja de poder cambiar puntualmente componentes individuales y no todo el brazo completo. “Un ahorro de costes ventajoso para el taller y para el conductor”, indica el fabricante.

Por otro lado, Meyle integra ya los procesos en los desarrollos futuros de fabricación y producción. En la feria Automechanika Frankfurt, la empresa mostró unos prototipos impresos 3D totalmente reales y resistentes del brazo transversal Meyle-HD para aplicaciones en la marca BMW. Para el brazo transversal articulado se efectuó una mejora topológica la cual consideró las cargas existentes en la conducción, como el frenado en seco y los baches. El resultado es la reducción del peso de casi un 30% (más del 40% frente a las piezas de repuesto originales), con el ahorro de material de fabricación, una estabilidad mejorada y mejor resistencia del brazo articulado.