Michael Lohscheller, consejero delegado de Opel Automobile, ha dado a conocer el plan estratégico PACE! para restablecer los pilares financieros y mejorar la competitividad y el crecimiento sostenible de la compañía. Todas las iniciativas de PACE! contribuirán a los objetivos de generar un 'cash flow' operativo positivo, así como un margen operativo recurrente para la división de automoción del 2% en una primera fase en 2020 y del 6% en 2026.

La integración de fortalezas impulsará sinergias anuales en Groupe PSA hasta los 1.100 millones de euros en 2020 y 1.700 millones de euros en 2026. Además, todas las acciones contribuirán a un punto de equilibrio financiero más bajo para Opel/Vauxhall de 800.000 vehículos.

Al tener acceso completo a las tecnologías de Groupe PSA, Opel/Vauxhall electrificará, para el año 2024, todas las líneas de modelos de turismos, ofreciendo una versión de propulsión eléctrica de batería pura o una versión híbrida enchufable junto con motores de combustión interna más eficientes. Para 2020, tendrá cuatro líneas de producto electrificadas en el mercado, incluido el Grandland X hibrido enchufable (PHEV) y la próxima generación del Corsa en versión eléctrica.

La compañía mejorará su competitividad en 2020, por ejemplo, reduciendo los costes en 700 euros por automóvil. La eficiencia de los gastos de marketing mejorará en más del 10%. La eficiencia global progresará con la reducción de la complejidad en todas las funciones: relación de gastos generales y administrativos sobre la cifra de negocio, que pasará del 5,6% al 4,7%, y alineación de la relación de los costes salariales sobre la cifra de negocio al nivel de las mejores referencias de la industria. También contribuirán a aprovechar las sinergias la optimización de los procesos de I D e inversiones en bienes de capital en el 7-8% de los ingresos de automoción, procesos de fabricación y administración en 2020 y la liberación de capital de trabajo de 1.200 millones de euros en 2022.

La mejora de la competitividad de las plantas de fabricación dará lugar a nuevas asignaciones de vehículos que proporcionarán una mejor tasa de utilización en la próxima década. Las dos plataformas de Groupe PSA, CMP y EMP2, estarán instaladas en todas las plantas de Opel/Vauxhall. En una primera fase, se planea un SUV basado en EMP2 para Eisenach en 2019; y un vehículo del segmento D basado también en EMP2 que llegará a Rüsselsheim. La distribución de cadenas de tracción a las plantas de fabricación de Opel/Vauxhall acompañará la transición de los grupos motor propulsores de GM a los de Groupe PSA.

Todos los nuevos vehículos Opel/Vauxhall se diseñarán en Rüsselsheim, que se transformará en un centro de competencia global para todo Groupe PSA. Se identifican las primeras áreas de especialización, por ejemplo, pilas de combustible, ciertas tecnologías de conducción autónoma y desarrollos de asistencia a la conducción. En total, la cantidad de plataformas que Opel/Vauxhall utiliza para sus turismos se reducirá de nueve a dos en 2024. Además, las familias de cadenas de tracción se optimizarán de diez a cuatro.

Opel/Vauxhall adaptará las arquitecturas eficientes y flexibles de Groupe PSA más rápido de lo previsto. A partir de 2024, todos los modelos de turismos de Opel/Vauxhall se basarán en arquitecturas conjuntas de Groupe PSA. Lo próximo que llegará será el Combo en 2018 y la próxima generación del Corsa en 2019. Este proceso continuará de forma constante con un lanzamiento importante al año. Teniendo en cuenta cada estilo de carrocería, Opel/Vauxhall lanzará nueve nuevos modelos hasta 2020. Esta gama permitirá aumentar el poder de fijación de precios de las marcas Opel/Vauxhall, y reducirá la brecha frente al índice de referencia en cuatro puntos.