Su Santidad el Papa Francisco ha recibido un Toyota Mirai impulsado por hidrógeno adaptado a sus necesidades de movilidad como regalo de la Conferencia Episcopal Católica de Japón. El coche es uno de los dos vehículos Toyota Mirai especialmente fabricados por la compañía y donados a la entidad japonesa para las necesidades de movilidad del Papa en la visita que realizó a Japón en noviembre del año pasado.

El nuevo papamóvil tiene una longitud de 5,1 metros y una altura, incluyendo el techo, de 2,7 metros, lo que permite al Papa Francisco pararse y saludar de pie siendo visible para el público. El Toyota Mirai, cuyo nombre en japonés significa “futuro”, es la primera berlina alimentada por hidrógeno de producción en serie del mundo.

toyota mirai papamovil 2

El Mirai es un coche cero emisiones, alimentado por un sistema de pila de combustible de hidrógeno, lo que permite una autonomía de alrededor de 500 kilómetros con la única emisión de agua por su escape, sin emisiones contaminantes como CO2, Nox y partículas.

En la ceremonia de entrega, junto a la residencia del Papa Francisco en la Ciudad del Vaticano, estuvieron presentes el Reverendo Padre Domenico Makoto Wada, en representación de la Conferencia Episcopal Católica de Japón, y Su Excelencia Seiji Okada, Embajador de Japón ante la Santa Sede. En representación de Toyota estuvo presente una delegación de seis personas encabezada por Miguel Fonseca, vicepresidente senior de Toyota Motor Europe (TME), y Mauro Caruccio, CEO de Toyota Motor Italia.