La lucha contra el cambio climático en todas las áreas de actividad se ha convertido en la gran prioridad estratégica para Groupe PSA, cuya política pone el foco tanto en la electrificación como en una eficiencia cada vez mayor de los motores de combustión interna, una vía que se inició con los motores PureTech (gasolina) y diésel (BlueHDi) y en la que se seguirá trabajando, ya que estas tecnologías seguirán siendo necesarias para muchos usuarios.

En cuanto a la electrificación, las marcas de Groupe PSA ya cuentan con 14 versiones de estas características en algunos de sus modelos. Por ejemplo, el Nuevo Peugeot 208, el Nuevo Peugeot 2008, el DS 3 Crossback y el Nuevo Opel Corsa cuentan con alternativas “cero emisiones”, mientras que el Peugeot 3008, el Peugeot 508, Peugeot 508 SW, el SUV Citroën C5 Aircross, el DS 7 Crossback y el Opel Grandland X incorporan versiones híbridas enchufables. Ya se han anunciado versiones eléctricas de los Peugeot Expert y Traveller, Citroën Jumpy y Opel Vivaro. La meta es ofrecer versiones electrificadas en todos los modelos de turismos y vehículos comerciales de las cinco marcas en 2025.

groupe psa medio ambiente 2

España tiene un peso esencial en la política de electrificación de Groupe PSA. Sus tres plantas de producción en nuestro país han iniciado la fabricación en serie de turismos eléctricos; de hecho, producirá turismos 100% eléctricos en sus tres fábricas españolas a partir de 2020. Así, Zaragoza es la cuna del Opel Corsa-e, mientras que Vigo ensambla baterías eléctricas a los centros del Grupo en España y produce el Peugeot e-2008. Madrid, por su parte, también fabricará la versión “cero emisiones” de un modelo por definir. Próximamente, las versiones eléctricas de los Peugeot Partner y Rifter, Citroën Berlingo y Opel Combo empezarán a salir de la planta de Vigo.

Los centros de producción de Groupe PSA en España están certificados según las normas ISO 14001:2015 e ISO 50001:20011. Por ejemplo, la Planta de Zaragoza es una planta vertedero cero, lleva certificada en EMAS más de 20 años y ha recibido numerosos reconocimientos por su gestión medioambiental y contribución a una economía circular. Entre 2014 y 2019 ha reducido sus residuos en un 25,71%, su consumo de energía un 29,93% y el de agua, un 21,36%.

Por su parte, el Centro de Vigo asume objetivos en ámbitos como la reducción de emisiones o la eficiencia en la gestión de los recursos, con la constante reducción de consumos y la valorización de prácticamente el cien por cien de sus residuos. A lo que hay que sumar su gran superficie ajardinada y su variada colección de especies arbóreas, recogida en la catalogación botánica del Centro “Árboles e Industria”, actualizada en 2018.

Finalmente, el Centro de Madrid orienta su política de protección del medio ambiente en torno a cuatro ejes: la reducción de la huella de carbono, apoyándose en el control de los consumos de energía, el reciclaje y la reutilización del agua y los residuos, la reducción de las emisiones de Compuestos Orgánicos Volátiles (COV) del taller de pintura mediante el control en la utilización de productos químicos y el despliegue de tecnologías de bajas emisiones.