Osaka y Kyoto fueron la ciudades que actuaron como primera toma de contacto con el país nipón, elegido por Recambios Segorbe para celebrar su Convención Oro, que también contaba con una visita a la fábrica de Toyota.

El viaje prosiguió con la visita a Hakone y a Tokyo, donde además de conocer las ciudades, sus alrededores y sus elementos más emblemáticos, como el Sky Tree o el cruce de Shibuya, se descubrió la parte más íntima y espiritual de la cultura japonesa. El templo de Oro, el bosque de Bambú, el castillo de Nijo o el templo de Tenryuji fueron algunos de los lugares visitados.

Los trayectos entre ciudades se realizaron en el tren bala, el enlace entre Kyoto y Nagoya, mientras que el crucero Kaizokusen permitió a los participantes llegar hasta Hakonemachi-ko desde donde podrían destino a Tokio. El viaje culminó con una cena de despedida, en la que los clientes recibieron un detalle de agradecimiento por la confianza en la empresa y disfrutaron de una noche de karaoke.