Renault tendrá a finales de año la mayor escuela de formación puesta en marcha por un fabricante del automóvil en España. Se trata de cuatro centros repartidos entre Valladolid, Palencia (dos) y Sevilla, en los que cada año aprenderán las habilidades necesarias para trabajar en la industria de la automoción medio millar de jóvenes, tanto desempleados como estudiantes de FP e ingenieros. El 60% de ellos acabarán su periodo de enseñanza con un contrato en la firma automovilística.

La apuesta de Renault por la formación como fórmula para garantizar la competitividad de sus plantas y "aportar nuestro granito de arena" contra el paro en España, ha estado pilotado por el propio presidente de Renault España, José Vicente de los Mozos, un directivo empresarial que comenzó su carrera en Renault como aprendiz.

El primer centro de formación ya se ha puesto en marcha en Valladolid, a los que se unirán a lo largo del año el de Sevilla y los dos previstos para Palencia. En total serán más de 5.000 m2 para 54 campos específicos de formación.

A lo largo de 2014, Renault formará a más de 400 desempleados sin formación técnica en las aulas de los cuatro centros en base a las necesidades de las plantas de fabricación. Tras una formación de tres semanas, basada en el sistema de producción Renault, en habilidades técnicas y destrezas, los alumnos obtienen el título oficial de Montador de Automóviles y pasan a integrar el vivero de Renault.

Las escuelas de formación son una de las tres ramas que integra el proyecto de formación más ambicioso, denominado Renault Experience. Nacido en 2012 para ingenieros, ha permitido formar a 25 alumnos de la Escuela de Ingenierías Industriales de Valladolid. Veinte de estos ingenieros trabajan ya para la firma.

Renault Experience incluye también la Formación Profesional Dual, ya que la compañía acoge anualmente a 75 alumnos de centros de FP, que durante la jornada de mañana se forman en sus centros educativos y por la tarde hacen prácticas en las plantas industriales. El compromiso de contratación, tanto de los parados como de los estudiantes, es de un 60%.

Las instalaciones de Valladolid cuentan con 11 aulas: nueve para teoría y dos para prácticas. En ellas se aprenderán destrezas básicas para el proceso de producción de un coche - atornillado, precisión, cableado o logística - y todo lo relacionado con la seguridad laboral.