Las nuevas opciones de movilidad urbana son uno de los principales factores detrás del desarrollo de la conducción autónoma. Un ejemplo básico es el servicio de transporte de pasajeros autónomo, basado en viajes compartidos en “robotaxis” o “roboautobúses”. ZF ofrece sus sistemas para empresas que prestan soluciones de “movilidad como servicio”, que incluyen sistemas de cámara, radar y LIDAR como sensores para asistir en la detección del entorno vehicular, ordenadores potentes como el ZF ProAI RoboThink con software y algoritmos, así como actuadores mecatrónicos y sistemas de seguridad.

"La automatización, la electrificación y la interconexión son los pilares clave a medida que el transporte de personas y mercancías aumenta continuamente en los centros urbanos. Gracias a nuestra competencia en sistemas, ZF está implementando y modelando la movilidad de próxima generación", ha declarado Torsten Gollewski, responsable de Ingeniería Avanzada en ZF y gerente general de ZF Zukunft Ventures. "Nuestras soluciones de sistemas modulares y flexibles no sólo son atractivas para los fabricantes de automóviles convencionales, sino también para las nuevas empresas que ingresan en el mercado de la movilidad".

ZF robotaxi movilidad urbana2

En consonancia con la filosofía de la empresa 'see.think.act' (“ver.pensar.actuar.”), la gama de sensores ZF permite que el “robotaxi” detecte el entorno con precisión. ZF ProAI RoboThink, el ordenador avanzado de alto rendimiento para conducción autónoma, está diseñado para procesar datos provenientes de los sensores, convertirlos en una imagen coherente y accionar los comandos correctos para el vehículo. Posteriormente, los sistemas ZF implementan estos comandos, que permiten el control de la movilidad del vehículo y también una seguridad mejorada, incluyendo el chasis, la conducción, el sistema de dirección, los frenos o los sistemas de seguridad del ocupante.

ZF también ha invertido en la interconexión de los sistemas mecánicos inteligentes con su plataforma en la nube para servicios de movilidad. Será posible integrar funciones con todo tipo de proveedores, por ejemplo, para servicio de transporte de pasajeros, nuevos servicios de reparto y gestión de flota. El software del vehículo se puede actualizar en la nube.

Por otro lado, existe una demanda de nuevos conceptos para mejorar la efectividad de los diferentes puestos de conducción. La cabina de vanguardia de ZF y Faurecia, instalada en el vehículo de prueba en la CES, demuestra hacia donde se encamina el desarrollo. Puede conducir sin volante ni pedales, y está equipado con tres pantallas. Los conductores también pueden elegir dónde sentarse.