Rufre Diesel Injection, empresa especializada en reconstrucción de sistemas de inyección diésel, ha desarrollado un plan de emergencia que le permitirá, a partir del 25 de marzo, continuar cubriendo las necesidades en inyección diésel de todos los profesionales que lo necesiten durante el estado de alarma, decretado a raíz de la situación de crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19.

La compañía ha establecido altas medidas de prevención para garantizar la seguridad de los empleados que acudan a trabajar a las instalaciones.

RUFRE 2

“Conscientes de nuestra responsabilidad social, y de las necesidades que se van a generar tanto en los vehículos diésel de emergencias como en los que participan en las actividades esenciales, hemos organizado un equipo humano que estará operativo de lunes a viernes, de 07:00 a 15:00 horas, que dará servicio a todos los profesionales que precisen cualquier solución en inyección diésel, procurando asegurar el suministro de equipos y recambios de inyección diésel, y de los servicios de comprobación y de reparación de los mismos”, ha declarado Xavier Freixes, director general de Rufre.

Ante esta situación de excepcionalidad, la compañía pretende satisfacer las demandas de cualquier profesional a nivel nacional, independientemente del tipo de vehículo, marca, producto o servicio que necesite.