Shell ha lanzado una nueva gama de fluidos y grasas diseñada específicamente para el funcionamiento en vehículos eléctricos. Gracias a estos fluidos de transmisión, fluidos térmicos y grasas, este tipo de vehículos conseguirán mejores prestaciones y serán más eficientes, según la compañía.

Como proveedor de lubricantes, Shell lleva tiempo colaborando estrechamente con fabricantes de automóviles y de componentes automovilísticos para diseñar fluidos de “primer llenado”, que garanticen los requisitos establecidos por los fabricantes y superen los exigentes niveles de rendimiento de los vehículos eléctricos.

“Desde la generación de energía hasta la recarga, y con nuestra nueva gama de fluidos para motorizaciones eléctricas, Shell está dando respuesta a las necesidades de un número cada vez mayor de conductores de vehículos eléctricos”, explica Huibert Vigeveno, vicepresidente ejecutivo comercial de Shell a nivel global. “Los lubricantes Shell proporcionan la máxima protección, con independencia del coche que se conduzca. Nuestros nuevos fluidos para vehículos eléctricos son el resultado de una considerable inversión en I+D, así como de la cooperación con fabricantes de motores de todo el mundo para mejorar las prestaciones de sus vehículos, aumentar su autonomía y prolongar su vida útil”, añade el responsable.

De la misma manera que los coches convencionales, los vehículos eléctricos también necesitan aceites para funcionar. Los lubricantes actuales, desarrollados para motores de combustión interna, generalmente no cumplen los requisitos de rendimiento de los sistemas de propulsión de alta tecnología de los VE. Los fluidos Shell para vehículos eléctricos han sido desarrollados por científicos especialistas en lubricantes, establecidos en los centros tecnológicos de Hamburgo y Shanghái, con el objetivo de optimizar las prestaciones de estos vehículos y superar los desafíos actuales.

Estos fluidos ayudarán a que los vehículos eléctricos reduzcan sus emisiones totales a lo largo del ciclo de vida y a prolongar su vida útil gracias a su viscosidad ultrabaja, que aumenta la eficiencia del vehículo, y a sus mejores propiedades de resistencia a la degradación, superior a la de los aceites convencionales. Shell también ha lanzado una gama de fluidos, denominados Shell Helix Hybrid, diseñados específicamente para el funcionamiento en vehículos híbridos.