Shell ha alcanzado un acuerdo con el operador de red de recarga Ionity, formado por los grupos BMW, Daimler, Ford y Volkswagen, para ofrecer puntos de recarga en diez países europeos, empezando por instalarlos en 80 de las principales estaciones de servicio de Shell situadas en las autopistas europeas, informa Expansión.

A lo largo de 2017 estarán disponibles para el público un total de 20 estaciones de carga, ubicadas en Alemania, Austria y Noruega, separadas por intervalos de 120 km, y puestas en marcha en colaboración con Tank & Rast, Circle K y OMV. Durante 2018, la red se ampliará a más de 100 estaciones, en las que usuarios de vehículos eléctricos de diferentes marcas podrán recargar sus coches de forma simultánea. La previsión es implementar hasta 400 estaciones hasta 2020.

Estos cargadores de alta potencia (HPC) permitirán recargar los vehículos eléctricos de nueva generación en un periodo de entre cinco y ocho minutos, lo que supondrá una velocidad hasta tres veces superior a cualquier cargador actual. Con una capacidad de hasta 350 kW por cada estación de carga, la red utilizará el estándar europeo CCS (Sistema de Carga Combinada).

“La demanda de recarga de vehículos eléctricos en la principales autopistas de Europa va a crecer rápidamente”, destaca István Kapitány, vicepresidente de 'retail' de Shell. “Estamos anticipándonos a los conductores que necesitan cargar rápido siendo uno de los principales socios de Ionity, dando a los clientes acceso a los puntos de carga más rápidos en diez países europeos”.