La nueva tecnología que se está diseñando para impedir los ataques informáticos a las unidades electrónicas y a los datos del vehículo tiene una contrapartida para los talleres multimarca: los fabricantes están limitando cada vez más el acceso a la diagnosis a través de la toma OBD.

Después de Fiat Chrysler Automobiles (FCA), que ya protege los datos de sus nuevos modelos contra el acceso no autorizado, Volkswagen y Mercedes-Benz están presentando los primeros modelos con un bloqueo parcial de acceso al bus de datos. Para realizar funciones de diagnosis, test de actuadores, ajustes básicos o codificaciones en estos vehículos, los talleres necesitan una clave digital que sólo se puede obtener mediante una autorización online del fabricante.

En la primera fase, para acceder a los sistemas de seguridad en vehículos FCA, Hella Gutmann lanzará en enero 2020 un adaptador especial que se conecta entre la toma OBD y el equipo mega macs a un ordenador con acceso a internet. Tras registrarse en el portal FCA y recibir una clave digital, se desbloquea el acceso a las unidades de control y el taller podrá hacer la diagnosis como es habitual.

En la segunda fase, Hella Gutmann integrará un sistema multimarca de ciberseguridad en el software de los equipos mega macs. Esta integración cumple con los requisitos de los fabricantes, permitirá comunicar con sus portales y acceder de forma autorizada directamente desde los equipos. Este sistema se activará con una actualización de software a finales de 2020.