Talleres Pifa, en La Lastrilla, a apenas 3 km. del emblemático acueducto de Segovia, es un negocio fundado por el abuelo del actual responsable, Juan Carlos Martínez, que hoy en día es un referente para los automovilistas de la provincia, pero también para los profesionales.

No en vano, en ellas se han formado muchos de los profesionales actuales de Segovia. Pero no solo por ello es conocido este taller, pues el gusto por controlar cada detalle en sus trabajos y la apuesta por una correcta gestión empresarial del taller, para lo que cuenta con las herramientas de Connection Soft Service (CSS), son también parte de sus señas de identidad.

 

"Nuestro valor para automovilistas y compañías se basa en la profesionalidad. Somos nosotros mismos quienes nos marcamos el máximo nivel de calidad como objetivo. El mejor servicio para el cliente con un precio competitivo es el argumento que nos diferencia del resto de los profesionales de la zona", comenta Martínez, antes de explicar cómo los módulos de gestión de CSS le ayudan a coordinar las distintas áreas y necesidades del negocio y a reducir al mínimo la improvisación.

Talleres Pifa nació hace 76 años, cuando el abuelo de Juan Carlos abrió en Segovia un negocio artesanal en el que se reparaban coches, autobuses, camiones y bicicletas. De hecho, los orígenes del taller están cargados de historia, ya que su impulsor llegó a participar en 1965 en el proyecto de fabricación de un coche llamado Dagsa que, finalmente, no prosperó.

El negocio ha ido evolucionando de acuerdo a las necesidades del mercado y de sus clientes, adoptándose siempre a las mejoras tecnológicas y sin perder de vista la gestión del taller, aspectos que hoy, sin duda, le permiten ser un referente en la zona. "Uno de los principales retos a los que nos enfrentamos es el hecho de estar al día en las nuevas tecnologías aplicadas al sector e intentar ir por delante del resto para dar a nuestros clientes un valor añadido".

Un taller de estas características, con un personal altamente formado y tecnológicamente equipado con las últimas novedades del mercado, requiere mantener a diario un control exhaustivo de trabajos, materiales y procesos. Es, por ello, imprescindible apostar por una gestión empresarial profesional y eficiente en el taller.

La gestión empresarial, afirma Juan Carlos, es una herramienta fundamental para el desarrollo económico tanto de la empresa como del sector. La calidad en la gestión del taller les ayuda a reducir la improvisación en los procesos, para que todas las tareas quedan completamente planificadas y saber cada momento cómo actuar, "incluso cuando se complican las cosas".

En este sentido, esta adecuada gestión permite al equipo de Talleres Pifa establecer mecanismos de seguimiento para calcular la rentabilidad y eficiencia de sus operaciones, variables que ayudan a corregir desviaciones y redefinir planteamientos que ayuden a conseguir los objetivos de la empresa. "Y todo con un adecuado manejo y almacenamiento de la información, pues de ello depende a su vez la eficacia de cada uno de los departamentos del taller".

El software de gestión de CSS mejora la eficiencia en el taller a diario, a la vez que crea el entorno idóneo para establecer metodologías de trabajo sistemáticas, de las que ayudan a incrementar la productividad reduciendo el tiempo empleado en cada tarea.

En opinión de Martínez, "con las herramientas de gestión de Connectión Soft Service, el reparador tiene a su disposición toda la información sobre las operaciones realizadas en el vehículo, revisiones y mantenimientos, así como los materiales y recambios empleados en los mismos".

Además, la información está disponible en tiempo real, para saber cómo está funcionando el taller en cada momento, facilitando la toma de decisiones y la corrección de posibles desviaciones.