“Los vehículos autónomos jugarán un papel crucial en la mejora de la seguridad del transporte y la la transición hacia un futuro sostenible”. Así lo destacan desde Tesla, cuya tecnología autónoma permitirá aumentar la seguridad del conductor, reducir los costes del transporte para los dueños de un vehículo y proporcionará un bajo coste den la movibilidad bajo demanda de aquellos que no lo tengan.

El fabricante anuncia que todos los vehículos Tesla producidos en su fábrica, incluyendo el Modelo 3, tendrán el hardware necesario para la plena capacidad de auto-conducción con un nivel de seguridad mucho mayor que la proporciona el conductor. Ocho cámaras de sonido envolvente proporcionan una visibilidad de 360º grados alrededor del coche de hasta 250 metros de distancia. Doce sensores ultrasónicos actualizados complementan esta visión, permitiendo la detección de objetos en casi el doble de la distancia del sistema anterior. Además, un radar con procesamiento mejorado proporciona datos adicionales en circunstancias climáticas adversas.

Para dar sentido a todos estos datos, un nuevo ordenador de abordo, con más de 40 veces la potencia de cálculo de la generación anterior, ejecutará la nueva “red neuronal” desarrollada Tesla para el procesamiento de la información obtenida a través de las cámaras, sensores y radar.