La firma italiana Ufi Filters nos recuerda que el filtro de habitáculo debe ser considerado como el recambio que proporciona la protección más eficaz para garantizar el bienestar y la salud del conductor y los pasajeros.

 

Su misión principal es salvaguardarnos de toda la polución (polvo, hollín, gases de combustión de otros vehículos, bacterias, polen,…) que a diario y sin darnos cuenta, respiramos en el interior del coche. De hecho, estas micro-partículas son una de las causas del incremento de alergias y otro tipo de afecciones respiratorias que sufre nuestra sociedad hoy en día.

Los filtros de habitáculo de Ufi Filters están fabricados con material filtrante sintético, en ocasiones combinado con carbón activo. Garantizan una retención media superior al 90 % en partículas superiores a 3 micras de diámetro (polen) y de 0,01 a 2 micras (gases, bacterias u hongos) respectivamente, “proporcionando una atmósfera notablemente mejor en el interior de nuestro vehículo”.

Para asegurar la máxima retención de partículas nocivas y optimizar el funcionamiento del sistema de aire acondicionado o climatización del vehículo, el departamento técnico de Ufi Filters recomienda sustituir el filtro de habitáculo cada 15.000 km. o anualmente, y al inicio de la primavera de forma muy particular.