Volkswagen ofrece a sus clientes NEXT, una nueva forma de tener el coche con lo último en tecnología e innovación. Con este método de compra más flexible, los clientes de la marca pueden, transcurrido un tiempo mínimo en el que se inicia el periodo de opciones y hasta el fin del contrato, decidir si se quedan el vehículo, si prefieren devolverlo, cambiarlo por un vehículo nuevo o continuar con el contrato hasta la finalización.

De acuerdo a la marca, sólo es necesario elegir un nuevo modelo de Volkswagen, abonar la entrada, elegir el plazo y decidir las cuotas mensuales. Tras un periodo mínimo que se determinará en cada contrato, se abre un tiempo de opciones durante el cual el cliente tiene total libertad para decidir qué hacer con el coche.

En este sentido, dispone de múltiples opciones. Sin obligaciones de ningún tipo, puede quedarse con el vehículo, abonando el importe pendiente sin penalización, o cambiarlo por un nuevo modelo. Desde el momento que entra en NEXT, el cliente irá acumulando puntos mes a mes con el pago de las cuotas. Si opta por un nuevo vehículo, estos "puntos" podrán utilizarse para pagar la entrada del nuevo modelo. Esta fórmula permite, entre otras cosas, estrenar un Volkswagen nuevo cada máximo cinco años si así lo desea el cliente.

También dispone de la opción de devolución. Si el cliente acaba decantándose por devolver su vehículo y salir de NEXT, podrá hacerlo sin compromisos de ningún tipo y recuperando el dinero equivalente a los puntos acumulados en el proceso. En todos los casos, NEXT se estructura en torno a un contrato personalizado, con cuotas flexibles y unos tiempos adaptados a cada cliente.