Durante la inauguración del International CES 2018, el presidente de Volkswagen, Herbert Diess, y el consejero delegado y fundador de Nvidia, Jensen Huang, han debatido sobre la manera en que la inteligencia artificial está transformando la industria automóvil, y destacaron el nuevo I.D. BUZZ, la reencarnación del icónico vehículo de Volkswagen, reimaginado como coche eléctrico y equipado con tecnología IA para su salpicadero y la conducción autónoma.

Uno de los resultados potenciales de la integración de inteligencia artificial en el Volkswagen I.D. BUZZ son las capacidades “Copiloto Inteligente”, que incluirían sistemas de asistencia y confort basados en el procesamiento de datos de sensores, tanto de dentro como de fuera del coche. Los sistemas pueden mejorarse a lo largo de la vida del vehículo mediante actualizaciones del software, y pueden adquirir nuevas capacidades a medida que se realicen nuevos avances en conducción autónoma.

Partiendo de la plataforma Nvidia Drive IX Intelligent Experience, serán posibles funciones de IA como el reconocimiento facial para el desbloqueo del coche desde el exterior, alertas al conductor por la presencia de bicicletas, reconocimiento gestual para los controles de usuario, comprensión natural del lenguaje con un control de voz sin falla y seguimiento de mirada para las alertas por distracción del conductor.

EL I.D. BUZZ forma parte de la familia I.D., con la que Volkswagen lanzará su campaña de coches eléctricos e introducirá gradualmente la conducción autónoma a partir de 2020. Están previstos más de 20 vehículos totalmente eléctricos para 2025.

Los nuevos modelos están basados en la arquitectura de automóvil MEB, completamente nueva, enfocada hacia la movilidad digital sin emisiones y el uso del paquete de ventajas globales de la propulsión eléctrica. Gracias a una batería montada en plano en el suelo del chasis y a un sistema de propulsión compacto, ofrecen un interior generoso y altamente flexible. Para ello, están disponibles tecnologías de vanguardia del segmento de los coches eléctricos compactos, como el concepto operativo que incluye un head-up display en realidad aumentada.

Desde el principio, los modelos basados en la arquitectura MEB ofrecerán lo último en sistemas de asistencia y estarán preparados para los respectivos niveles de conducción autónoma que estén disponibles. Los sistemas electrónicos MEB también se introducirán gradualmente en los vehículos con sistemas de propulsión convencionales basados en la arquitectura MQB.