El conjunto de sensores de ZF comprende las cámaras de última generación, radares, LiDAR y sensores acústicos, así como herramientas y algoritmos informáticos para la detección, clasificación y el control del vehículo, ubicados en la unidad de control central ZF ProAI. Toda la arquitectura está diseñada para abordar los requisitos de automatización más exigentes, incluidas temperaturas y vibraciones extremas.

Equipado en la parte frontal del vehículo, el radar de rango completo y de alta resolución de ZF ofrece un rendimiento de detección superior en las cuatro dimensiones de velocidad, distancia, resolución angular y altura. Este sensor de 77 GHz está diseñado para aplicaciones ADAS exclusivas, y para conducción automatizada y autónoma (nivel 3 y superior). Como otros sistemas de radares, transmite ondas electromagnéticas (radio) hacia el objetivo para determinar el alcance, el ángulo y la velocidad de los objetos (principio de eco). También puede medir con mayor precisión la altura para crear una vista tridimensional del entorno. El radar funciona incluso en las condiciones climáticas más adversas, como poca iluminación y escasa visibilidad.

En combinación con las herramientas de software, los sensores LiDAR con tecnología láser también pueden crear un modelo 3D preciso del entorno del vehículo. Pueden ayudar a reconocer mejor objetos y espacio libre, incluidas situaciones de tráfico complejas, en prácticamente cualquier condición de iluminación. El nuevo LiDAR de estado sólido de alta resolución de ZF, que se desarrolla en conjunto con Ibeo, también puede detectar mejor a los transeúntes y objetos pequeños en 3D. Esto juega un papel importante para la conducción automatizada a nivel 3 y superior.

Por su parte, la cámara S-Cam4 de ZF destaca el mayor desarrollo y expansión de la cartera S-Cam. Con un campo de visión de 100 grados y un sensor de imagen de alto rango dinámico (HDR) de 1,7 megapíxeles, esta tecnología ofrece un gran rendimiento a la hora de detectar transeúntes y ciclistas en un entorno urbano. Además, las cámaras incluyen algoritmos de control avanzado longitudinal y transversal de ZF para control crucero adaptativo (ACC), freno de emergencia automático (AEB) y asistencia de carril (LKA), así como otras funciones.

Los cabezales de cámara remotos, que se pueden instalar en compartimentos muy reducidos, ayudan a detectar el entorno circundante del vehículo y transmiten vídeo al conductor o clasifican los objetos. Es posible combinar hasta doce cámaras para generar una vista de 360 grados del entorno del vehículo. Para cada cámara remota, los fabricantes pueden elegir resoluciones de sensor entre 1,2 y 8 megapíxeles, y campos de visión entre 28 y 195 grados. Esto significa que es posible personalizar un sistema de varias cámaras para satisfacer los requisitos específicos del cliente.

Por otro lado, la conducción automatizada ofrecerá mayor libertad de movimiento a los ocupantes en el interior del vehículo. Como parte del sistema de observación interior (IOS) de ZF, la cámara 3D interna puede recopilar información en tiempo real sobre el tamaño, la posición y la postura de los pasajeros. Como resultado, es posible adaptar el rendimiento de los sistemas de seguridad de varios pasajeros en el vehículo de tal modo que, en caso de emergencia, el impacto de una colisión se pueda mitigar mejor. El IOS también puede determinar si el conductor tiene sus manos en el volante de dirección, si está conduciendo activamente el vehículo y si su cabeza mira la carretera.

Con Sound.AI, ZF también hace posible que los automóviles oigan. Entre otros aspectos, el sistema analiza las señales de sirenas para determinar qué tipo de vehículo de emergencia se aproxima y desde qué dirección (detección de sirena). El visor del sistema también ofrece al conductor información importante, incluidas indicaciones tales como "desplazarse a la derecha" o "pasar a un carril de emergencia". Los vehículos totalmente automatizados a partir de nivel 4 y superiores pueden realizar maniobras como ésta de manera independiente.