La firma ZF Services es plenamente consciente que los amortiguadores son piezas de desgaste que pueden afectar a la seguridad del vehículo. Por ello, opinan, un experto debería comprobar su correcto funcionamiento en los vehículos con un elevado kilometraje y reemplazar los amortiguadores en caso necesario, teniendo en cuenta el equipamiento original del vehículo, a fin de no perder prestaciones.

En este sentido, un vehículo equipado con amortiguadores de aluminio debería reemplazar exclusivamente estos componentes por unos amortiguadores con la misma calidad del equipo original. ZF Services dispone de un extenso programa de amortiguadores en su marca Sachs, que satisface las diferentes demandas del mercado.

Los fabricantes de automóviles confían a menudo en la tecnología de aluminio para la fabricación del chasis de sus vehículos de lujo y premium, y apuestan también por materiales ligeros a la hora de elegir los componentes.

Los amortiguadores fabricados con estos materiales reducen el peso del vehículo, contribuyendo así a un menor consumo. Al mismo tiempo, los de aluminio proporcionan las mismas prestaciones de resistencia y durabilidad que los amortiguadores de acero.

ZF Services recomienda que los talleres aconsejen a sus clientes la revisión de los amortiguadores de forma regular, a partir de los 80.000 km., o después de cinco o seis años - y a partir de ahí, revisarlos cada 20.000 km - dado que los amortiguadores desgastados o defectuosos aumentan el riesgo de sufrir un accidente.

La distancia de frenado se hace más larga, el vehículo se vuelve más inestable en las curvas, y los diferentes sistemas electrónicos de ayuda a la conducción (ABS, TCS y ESP) pierden su eficacia.

Según diversos informes, un gran número de vehículos influyen negativamente en la seguridad vial en general, al circular con los amortiguadores defectuosos. Otra desventaja de los amortiguadores en mal estado: los neumáticos se desgastan de forma irregular, y otros componentes de la suspensión lo hacen más rápidamente, lo cual repercute también en gastos adicionales.

Cuando hay que reemplazar los amortiguadores del vehículo siempre se debe hacer por parejas (eje completo). Los expertos de ZF Services solo recomiendan el uso de componentes con calidad de equipo original.

De igual modo, en los vehículos equipados originalmente con amortiguadores de aluminio, siempre debe utilizarse la misma tecnología, a fin de mantener intactas las prestaciones originales del vehículo.