ZF está haciendo un progreso significativo en los campos de conducción autónoma y electromovilidad orientados al futuro. En el marco de la feria Naiaa 2018 en Detroit (Michigan, Estados Unidos), el CEO del Grupo, Konstantin Sauer, anunció nuevos pedidos de clientes, la construcción de nuevas plantas y el éxito económico del año 2017.

ZF se muestra proactivo en el establecimiento de la colaboración con fabricantes de equipos originales de automóviles en China, como Chery, proporcionando ZF ProAI, el controlador de inteligencia artificial (AI) de ZF, que permite funciones de conducción autónoma hasta el Nivel 3. La compañía alemana y sus socios, la empresa de informática AI Nvidia y la tecnológica china Baidu, están trabajando juntos en esta tecnología para que esté disponible en automóviles asequibles.

ZF también aumenta la demanda de soluciones de electromovilidad que se proporcionan a nivel internacional por la División de Movilidad Electrónica de ZF, establecida en 2016. Un fabricante de automóviles europeo utilizará, por ejemplo, la transmisión totalmente eléctrica de ZF, incluida la electrónica de potencia en la producción en serie. En este producto también se incluye un accionamiento puramente eléctrico con electrónica de potencia. El volumen de pedidos asciende a alrededor de un millón de unidades para el tiempo de ejecución completo del modelo.

La demanda de transmisiones híbridas ZF, una importante tecnología de puente hacia la electromovilidad pura y libre de emisiones locales, también está aumentando significativamente. “Para atender la creciente demanda del mercado de nuestras soluciones integradas de electromovilidad, invertiremos en dos nuevas ubicaciones de producción para componentes de transmisión electrónica”, explicó Sauer durante la conferencia de prensa en Detroit, destacando también las futuras oportunidades de mercado que surgen para el Grupo cuando se combinan tecnologías para conducción autónoma y electrificación.

La gran variedad de tecnología de ZF se basa en la estabilidad financiera respaldada por un año comercial muy exitoso para la compañía en 2017. “Hemos alcanzado todos nuestros objetivos para el año comercial anterior o incluso los hemos superado. Esperamos alcanzar cifras de ventas de aproximadamente 36.000 millones de euros. Pero no sólo invertimos en nuevas tecnologías, sino que también redujimos significativamente nuestra deuda”, indicó el CEO del Grupo. Recientemente, la calificadora de riesgo crediticio Moody's clasificó a ZF como “grado de inversión”, confirmando así el desarrollo positivo de la compañía.