Bosch Automotive Aftermarket presenta su nueva cartera de equipos de aire acondicionado y lo hace a través de un vídeo de YouTube. La totalidad de la gama actual se fabrica en la planta que Bosch tiene en Plochingen (Alemania), integrándose así al resto de equipos de taller fabricados por la empresa para el mercado europeo. Esta reubicación de la producción a Plochingen, donde se encuentran también los departamentos de desarrollo, planificación y servicio técnico, ayuda a la compañía a ser más flexible y ágil para optimizar la cadena de suministro, mejorar el nivel de servicio y garantizar la calidad de los productos.

Bosch ha ajustado su portfolio de equipos de aire acondicionado con el objetivo de encontrar una posición óptima en el mercado y que la gama sea más manejable, con menos modelos, pero cubriendo todas las necesidades del mercado, tanto para vehículos que usan el refrigerante R-134a como para los que usan el nuevo refrigerante R-1234yf, obligatorio desde 2018.

La nueva generación de estaciones de servicio para sistemas de nuevo refrigerante R-1234yf y R-134a, lanzada al mercado en los últimos años en la gama alta -ACS 863, ACS 763 y 753- y media -ACS 663 y 653-, destaca por la exclusiva función de “alta recuperación”, que permite que el operario recupere más del 99% del refrigerante del vehículo en solo 40 minutos. Gracias a la bomba de vacío de doble etapa con el mayor caudal del mercado (170 l/min) se consigue una deshidratación más rápida y, sobre todo, más profunda del sistema. El peligro de contaminación cruzada (PAG / POE) de los lubricantes se evita gracias al sistema de inyección de aceite independiente, a las botellas selladas (ACS 863 y 763/753, opcional en ACS 663/653) y al ciclo de lavado de las mangueras flexibles de servicio, realizado automáticamente con cada cambio de aceite.

Los ACS 563 y 553 son las últimas incorporaciones a la nueva familia Bosch de unidades de servicio para sistemas de aire acondicionado. Con esta variante de acceso, Bosch ofrece una solución para aquellos talleres que quieren iniciarse en este servicio. Ambas estaciones ofrecen equilibrio entre rendimiento y funcionalidad para realizar tareas de servicio esenciales como la recuperación, recarga y reciclaje de refrigerante en turismos y vehículos comerciales, incluidos híbridos y eléctricos, con sistemas basados en refrigerantes R-1234yf o R-134a.

Bosch Automotive Aftermarket incluye también en cartera su “número 1” en ventas, el ACS 611, que controla automáticamente cada fase del mantenimiento, incluyendo la recuperación de aceite y refrigerante, el reciclaje y la recarga sin necesidad de intervención directa de un técnico. La bomba de vacío de dos fases asegura una evacuación rápida y eficaz del sistema y, como en todas las unidades Bosch, equipa una base de datos para proporcionar las cantidades necesarias de aceite y refrigerante para el aire acondicionado del vehículo.

Para completar la gama, la estación de carga ACS 810, totalmente automática y muy resistente, está dirigida a los talleres de vehículo industrial, sobre todo para autobuses con sistemas de aire acondicionado con refrigerante R134a.