Chrysler Group está retirando del mercado 25.250 Jeep y Dodge SUV de todo el mundo debido a un problema en los frenos. La firma confesó que lleva a cabo esta acción para mejorar el tacto del pedal durante ciertas maniobras de frenado agresivos.

Una investigación encontró que el flujo del líquido de frenos se estaba restringiendo demasiado. Chrysler señaló entonces que es por la actualización de software para mejorar el flujo y restaurar la sensación del pedal correspondiente.

Chrysler desveló que un proveedor expresó preocupación por una pieza que se adapta lista para la alerta de frenado, un sistema de seguridad que prepara los frenos para una respuesta óptima al realizar una parada repentina.

Los modelos afectados son SUV Jeep Grand Cherokee y Dodge Durango de 2012 y 2013, localizados en Estados Unidos (18.700), Canadá (825), México (539) y fuera de América del Norte (5.200).

El grupo notificará a los clientes cuándo programar el servicio, del que la empresa cubrirá los costos.