Los últimos avances tecnológicos están provocando que el mundo de los negocios en general, y el de la reparación de coches en particular, se conviertan en actividades muy competitivas en las que el cliente, cada vez más, sea el centro sobre el que gira todo lo demás. Para estar poder dar respuestas y soluciones a este nuevo escenario, el taller de reparación ya no sólo tiene que reparar bien los vehículos, sino que también debe adaptar su negocio para que ofrecer ese servicio que el cliente del siglo XXI demanda sea rentable para el negocio del taller.

Por eso, desde Connection Soft Service (CSS) destacan en un artículo que hay cinco aspectos imprescindibles que el taller de reparación debe mimar por encima de todo para, por un lado, diferenciarse de la competencia y, por otro, asegurarse su presente y futuro en un mercado tan competitivo.

1. Formación. Sin ella, cada vez es más complicado dar respuesta a las necesidades de los nuevos vehículos que visitan las instalaciones del taller. Contar con un equipo de profesionales capaces de solucionar cualquier problema surgido en el vehículo de un cliente, y en el menor tiempo posible, es fundamental para ser eficientes y, por tanto, rentables.

2. Cuidado de la imagen y la percepción de marca. Ayudará a traer nuevos clientes y fidelizar los actuales. En un taller del siglo XXI, contar con unas instalaciones lo más cuidadas posible supone un plus para cualquier cliente que aún no lo es. La presencia en Internet dará al taller la oportunidad de tener un nuevo escaparate para todos esos clientes que buscan información en la red antes de llevar su coche al taller. Tener una página web dará mayor credibilidad y mejorará la percepción de marca frente a un taller de la competencia que no la posea. De igual forma, tener presencia en redes sociales ayudará a afianzar esa imagen de marca y, al mismo tiempo, tener un contacto más cercano y rápido con los clientes (actuales y potenciales).

3. Relación con el cliente. Hoy en día, es fundamental buscar su satisfacción para conseguir una fidelización que asegure que regresará al taller siempre que necesite una operación en la que está convencido que es su mejor opción. En ello jugará un papel clave poder ofrecer un servicio de calidad que diferencie de la competencia.

4. Recepción Activa del vehículo. Juega un papel fundamental en la percepción de servicio por parte del usuario, pero también supone una oportunidad para las empresas de reparación de incrementar su rentabilidad. ¿Cómo? Asesorando al cliente, explicándole qué operaciones se van a llevar a cabo en el vehículo y su conveniencia, al mismo tiempo que se recopila toda la información que las partes implicadas en la reparación de un automóvil (taller, cliente y compañía de seguros) necesitan para llevar a cabo este proceso.

5. Contar con las mejores herramientas tecnológicas. Dentro de éstas no hay que olvidar las que facilitan al taller su gestión diaria. Contar con las mejores herramientas digitales de gestión de negocio permite medir y monitorizar todas las áreas del taller. Esta apuesta por la trazabilidad de los procesos, las tareas y del desempeño de las personas del equipo del taller redunda en un mejor y mayor control de los trabajos y la organización del taller. Una tendencia hacia la que avanza el mercado y que es ampliamente demandada por los clientes. En este sentido, con CSS, el análisis de los datos se personaliza y automatiza para que el taller gane en control, rentabilidad y productividad.