El nuevo Boost Recuperation System (BRS) de Bosch permitirá cerrar el todavía gran vacío existente entre los sistemas Start/Stop y los propulsores híbridos, pues "está pensado para una electrificación asequible del segmento compacto", asegura Wolf-Henning Scheider, miembro de la Alta Gerencia de Robert Bosch GmbH.

Gracias a los componentes eléctricos que apoyan al motor con una potencia adicional de 10 kW, el BRS reduce hasta en un 15 % el combustible y las emisiones de CO2, abriendo así una nueva opción para cumplir los valores límite, cada vez más exigentes, que establecen las normativas vigentes en Europa, Estados Unidos y China.

El innovador componente propulsor de Bosch reúne cuatro funciones en un único sistema: recuperación, apoyo al par de giro, funcionamiento confortable del sistema Start/Stop y en conducción "a vela".

La base para este híbrido es un generador altamente eficiente que aumenta su tensión a 48 voltios, mediante una nueva electrónica de potencia de 12 voltios. De esta manera, el motor eléctrico cuadruplica su potencia.

Los conductores se benefician así de la red de a bordo de 48 voltios. Este aumento de tensión garantiza el uso de nuevos sistemas de confort y seguridad en el vehículo. Además, el BRS tiene un mantenimiento más sencillo que los sistemas híbridos actuales y los mecánicos no requieren una formación específica en alto voltaje para realizar su trabajo de servicio técnico.

Tal y como indica su nombre, el sistema Boost Recuperation System tiene dos funciones centrales, recuperar energía y aprovechar esta para la aceleración del vehículo. El sistema funciona de la siguiente manera: la energía sobrante que se produce al frenar se acumula en la batería de iones de litio a través de la red de a bordo de 48 voltios. La batería recargable tiene una capacidad de 0,25 kWh.

En caso de necesidad, la energía vuelve al BRS, que funcionará como un motor eléctrico, proporcionando un par de giro adicional. Este efecto de "impulso" es importante, sobre todo, para que los motores pequeños turboalimentados tengan un comportamiento dinámico, incluso a bajas revoluciones.

Además, el nuevo sistema permite introducir la función de conducción "a vela", una ampliación del sistema Start/Stop. Durante la fase en la que se deja el coche rodar hasta su detención o en breves fases cuesta abajo, en las que el conductor ni acelera ni frena, se apaga el motor de combustión. Debido al efecto "impulso", el vehículo rueda sin ruidos y sin emisiones.