El incidente más común tiene que ver con la batería del vehículo, la protagonista de uno de cada cinco reparaciones, con un coste de reparación que ronda los 250 euros. Según Acierto.com, también destacan los fallos del motor y la calefacción, así como las asistencias relacionadas con el líquido refrigerante. Cambiarlo a tiempo cuesta unos 70 euros pero, si no se hace y se rompe la culata del motor, la reparación podría alcanzar los 3.000 euros.

En cuanto a los accidentes fruto de la meteorología, el viento influye en casi el 5% de los siniestros, mientras que siete de cada diez tienen lugar con lluvia, y hasta el 4% por niebla.

Para prevenir accidentes en invierno, Acierto.com recomienda llevar a cabo la puesta a punto del vehículo adecuadamente. No sólo se debería revisar el coche antes de emprender un viaje (algo que no hace uno de cada cuatro conductores), sino tenerlo listo para el cambio de estación y la bajada de las temperaturas: desde a tener preparados los neumáticos de invierno o las cadenas, hasta revisar que la calefacción y luces antiniebla funcionan bien, así como comprobar que las escobillas no se han resecado fruto del calor del verano, entre otros.

Desde el punto de vista de los neumáticos, resulta básico observar la profundidad del diámetro de la banda de rodadura, que no debería estar por debajo de los tres milímetros, así como comprobar que la goma carece de cortes y deformaciones. Se pueden optar por unos específicos de invierno, que reducen la distancia de frenado y favorecen el agarre.

Especial atención merecen los amortiguadores, cuyo mantenimiento resulta todavía más importante en la estación más gélida del año. En cuanto a las baterías, habrá que comprobar su carga antes del invierno o cambiarla si es necesario, especialmente si el coche tiene más de tres años de edad. Verificar el estado del alternador y comprobar que genera la suficiente energía para que la batería cumpla su periodo regular de vida, que ronda los cinco años. Tampoco estará de más llevar un juego de pinzas.

Por otro lado, el comparador aconseja revisar las condiciones del seguro del coche, sobre todo porque la asistencia en viaje de la póliza puede contar con ciertas limitaciones. También habrá que cerciórate de que se trata de una asistencia rápida y que siempre desde el kilómetro cero (distancia que se mide desde el domicilio). Sin embargo, otras carecen de estas restricciones e incluso ofrecen la opción de llevar al conductor a destino si su coche se queda varado a medio camino, brindan un automóvil de sustitución, etcétera. En todo caso, la mayoría de seguros básicos incluyen prestaciones para el coche, mientras que las más completas cuentan con atención a los pasajeros.