Las nuevas tecnologías en iluminación muestran numerosas aplicaciones, entre ellas la del interior de los vehículos, debido a que denotan un signo de distinción y diferenciación en el diseño del coche.

En este sentido, Hella acaba de equipar los modelos Opel Adam, VW Golf, Seat León y Range Rover con innovadores elementos de iluminación interior, cubriendo desde el turismo más pequeño al SUV más lujoso.

El objetivo es dar respuesta a la creciente demanda de personalizar el interior del automóvil. Para ello, los diseñadores de Hella han creado diferentes posibilidades de configuración, desde estilizados elementos conductores de luz que atraviesan la consola central o que se integran en la decoración de la puerta hasta luces que iluminan de manera difuminada la zona de los pies o los compartimentos a modo de bolsillos en las puertas.

En el caso del SUV Range Rover, un nuevo vehículo de alta gama, el conductor puede crear su propio ambiente. En los modelos mejor equipados se puede elegir entre diez colores diferentes, que van desde el azul spark hasta el blanco hielo, pasando por el rojo de carreras.

Sólo con apretar un botón, los elementos conductores de la luz del interior del vehículo se encienden en el color deseado. Técnicamente, Hella implementa esta función gracias a ocho módulos que se componen de tres LED's en rojo, verde y azul, y cuya luz va conectada a los elementos conductores.

En el Seat León también se ha empleado la iluminación interior de la firma alemana, integrada en el revestimiento de la puerta, donde un módulo LED bicolor crea la iluminación del habitáculo dependiendo del perfil de conducción elegido.

Por su parte, en el Opel Adam el conductor puede ajustar la luz del habitáculo en ocho colores diferentes. La consola central se iluminará en el tono elegido, así como los huecos de las puertas y la zona de los pies del acompañante.