El 23% de las averías que registran los automóviles el invierno se producen por fallos en la batería del vehículo, calcula el Comisariado Europeo del Automóvil (CEA), que realizó 211.655 asistencias en carretera en el invierno 2011-2012.

Señalar, en este sentido, que el 78,52% de estas intervenciones de asistencia en carretera correspondieron a averías en los vehículos. Además de las provocadas por la batería, el 15% tuvo su origen en problemas del motor y sólo un 6% fue consecuencia de fallos eléctricos.

La CEA recomienda comprobar la carga de la batería antes del invierno y cambiarla si fuera necesario. También aconseja mantener el coche a punto, revisar el motor y los circuitos eléctricos, circular con precaución y poner atención a las condiciones del entorno.