Las juntas tóricas son elementos de estanqueidad muy usados gracias a su bajo coste, versatilidad y eficacia. De forma circular y similar a una arandela, sirven para garantizar la estanqueidad en compartimentos que albergan fluidos, ya sean líquidos o gases. Se trata de un elemento, 'a priori', muy simple, pero también de gran eficacia, ya que su elasticidad le permite adaptarse muy bien a cualquier tipo de superficie, recoge un artículo del Blog Ruta 401.

Dependiendo de la pieza, circuito o compartimento que se pretende reforzar, se usarán juntas tóricas con diferentes medidas, formas, materiales y bordes (en forma de media luna, elipse, con borde plano, etc). La medida de una junta tórica se expresa con el diámetro interior en milímetros y el diámetro de su borde (por ejemplo, 12x2 ó 20x3).

Normalmente, las juntas tóricas están hechas de caucho, cobre o teflón, aunque en realidad existe una enorme variedad de materiales:

  • NBR (goma de nitrilo): es el material cuyo uso está más estandarizado. Soporta temperaturas de hasta 100º C.
  • HNBR (goma de nitrilo de alta saturación): soporta bien el castigo de los fluidos refrigerantes y trabajan desde -50º C hasta 140º C.
  • FFKM (perfluorelastómero): ofrece buena compatibilidad con ácidos orgánicos y tienen gran resistencia. Soportan hasta 320 ºC de temperatura.
  • FPM-FKM (caucho fluorado): resiste bien la acción de disolventes y otros productos químicos. Soporta temperaturas de hasta 200º C.
  • EPDM (caucho de etileno-propileno-dieno): se utiliza para fluidos hidráulicos, líquidos de freno, vapores, etc. Es eficaz en condiciones de temperatura que pueden variar entre los -50º C hasta los 140º C.
  • Silicona VMQ: se emplea en circuitos de vapor, aire caliente o hidrocarburos aromáticos. Soportan hasta 200º C.

Para la mejor adhesión de este tipo de elementos se pueden utilizar productos de la gama de Loctite, como el reforzador de juntas Loctite SI 5922, que se utiliza principalmente en piezas que requieren ser desmontadas con frecuencia; o Loctite SI 5923, que se usa para reforzar tanto bridas rígidas como flexibles.