Después de hablar de la fijación de tornillos, otro artículo del Blog Ruta 401 explica ahora uno de los elementos que los componen: las roscas, describiendo los diferentes tipos que existen y algunos productos recomendados para su sellado y correcto mantenimiento.

Este elemento de un tornillo, que permite la fijación de dos elementos entre sí, se puede diferenciar por su diámetro, longitud, perfil y frecuencia de las estrías. Su clasificación no es sencilla, ya que existe una gran diversidad, pero algunas de las más comunes son: roscas de paso grueso, de paso fino, de paso extrafino y roscas de paso de ocho hilos.

Según su perfil se pueden encontrar roscas métrica ISO, Withworth, trapezoidal, redonda y rosca de dientes de sierra. En cuanto a los productos para el sellado de roscas, algunos de ellos son de uso general, como es el caso de Loctite 577 o Loctite 5400, aunque también existen selladores de roscas recomendados para plásticos o una combinación de plástico y metal, como LoctiteE SI 5331.