Estos equipos están equipados con distintos tipos de seguridad activos y pasivos; sensor de vibración para el motor, valvulería específica homologada, parada de emergencia... La fiabilidad la proporcionan los materiales de alta calidad empleados y la automatización de todos sus procesos, desde la carga de agua hasta el final del proceso de limpieza. El equipo está compuesto de componentes 100% europeos sometidos a los más estrictos controles de calidad.

La programación es intuitiva, cuenta con un sistema sencillo de manejo, lo que es de gran ayuda para el profesional. Además, no requiere el uso de aditivos extras, lo que es un valor añadido tanto para el mecánico como para el cliente final. Otro valor muy importante es que puede realizarse una limpieza del motor con el vehículo a ralentí. La cantidad de hidrógeno generada es suficiente para limpiar por si sola sin tener que aumentar el régimen del motor, con el riesgo que ello podría conllevar.