Uno de los elementos del interior del vehículo que más se deteriora es la tapicería. Las altas temperaturas, los roces o fricciones, la humedad o las manchas son algunos de los agentes externos que provocan que se degrade con el tiempo. Por este motivo, siempre es importante hacer un buen uso y mantenimiento de los componentes textiles del coche, en especial si son de piel o cuero, recoge un artículo del Blog Ruta 401 de Loctite.

Hay ocasiones en que el cuero se encuentra tan deteriorado que no se puede recuperar en el taller y es necesario enviar el correspondiente componente a un tapicero profesional. Pero, en algunos casos menores, existen productos que permiten aportar material en zonas donde se evidencia una falta de piel, alguna quemazón, etc.

En caso de necesitar unir esta materia no se puede utilizar cualquier pegamento, ya que el cuero es un material poroso y de difícil adherencia. En su gama, Loctite destaca los siguientes productos:

  • Loctite 454: adhesivo instantáneo en gel que no gotea, especialmente indicado para el montaje de materiales de difícil adhesión. No sólo se puede utilizar en cuero, sino que también es efectivo en madera, papel, tela, etc. Es de gran ayuda para reparaciones de emergencia.
  • Loctite 3090: adhesivo instantáneo bicomponente para el relleno de holguras, que se puede aplicar en plástico, caucho o metal. Entre sus ventajas están su curado rápido (entre 90 y 150 segundos), su presentación en gel sin goteo, su resistencia térmica (entre -20 y 80° C) y su capacidad para rellenar holguras de hasta 5 mm.
  • Loctite 401: adhesivo instantáneo con capacidad para adherir diferente materiales. Funciona como pegamento para cuero, tela, caucho o metal, sobre todo, para piezas que necesiten una gran resistencia a tensiones o rozaduras.