En esta nota técnica se analiza el funcionamiento de la EGR y su relación con el medidor de masa de aire, ya que de esta manera se podrán resolver diferentes averías en el sistema de admisión de los motores diésel. Cabe destacar que el motor diésel no requiere medidor de masa de aire, aunque, en la actualidad, es equipado en estos motores para controlar el funcionamiento de la recirculación de gases de escape, además de afinar la proporción de inyección de combustible en función del aire aspirado.

 

También es importante dejar claro que, con los datos que dispone, la unidad de control podría hacer un cálculo bastante exacto del aire aspirado (temperatura del aire de admisión, revoluciones, presión atmosférica, presión del colector de admisión...); entonces, ¿por qué se instala este componente? Bien, la respuesta es para conocer la cantidad de gases quemados que vuelven a entrar en el motor. Puedes leer la nota completa en Da-Web.