En los últimos años, los fabricantes de automóviles han tratado de aumentar la eficiencia de sus vehículos mejorando los diseños de motores y carrocería. Además, la irrupción de la tecnología en este sector ha permitido mejorar la calidad de los combustibles y reducir considerablemente el consumo de carburante. Por ello, desde Endado.com recomiendan adaptar la forma de conducir a los nuevos tiempos.

1. Conducción: se debe practicar una conducción suave, sin acelerones ni frenazos bruscos. De este modo se ahorra combustible y no se desgasta prematuramente elementos como los discos o las pastillas de freno. Además, es aconsejable utiliza la primera marcha tan sólo unos segundos al empezar a circular, para pasar rápidamente a segunda. Usar la primera marcha en velocidades bajas aumenta el consumo de combustible.

2. Neumáticos: hay que prestar atención a la presión de los neumáticos, puesto que llevarlos a una presión inadecuada repercute en el consumo y en la seguridad.

3. Sobrecargas: no se debe sobrecargar el maletero, ni dejar instalados permanentemente portaequipajes, porta esquís, etc., ya que penalizan la aerodinámica del coche y aumenta el consumo.

4. Velocidad: en ciudad y por debajo de 50 Km/h, es aconsejable ir con la ventanilla bajada y sin conectar el aire acondicionado. Sin embargo, si se circula en carretera por encima de 50 km/h, se ahorra más conectando el aire y cerrando las ventanillas.

5. Motor: Endado.com recomienda evitar los trayectos cortos en vehículo. “En muchas ocasiones vamos a por el pan en coche, eso no es bueno, puesto que el motor no se llega a calentar lo suficiente”, señala Miguel Pérez, socio fundador. Además, recomiendan apagar el motor si se realizan paradas de más de dos minutos.

6. Deceleración: se aconseja levantar el pie del acelerador y dejar siempre la marcha engranada, sin poner el punto muerto con el coche en marcha, esto permite ahorrar combustible.

7. APPs: hoy en día se pueden encontrar multitud de aplicaciones móviles que ofrecen información muy útil sobre consumos, trayectos, gasolineras más baratas, etc.

“Una conducción eficiente garantiza pasar menos por la gasolinera, cuidar más de nuestro coche y del medio ambiente”, apunta Miguel Pérez. Sin embargo, la forma tradicional de conducir para la mayoría de las personas no tiene en cuenta las innovaciones tecnológicas en este campo, ni las posibilidades de los nuevos vehículos. Según el RACE, conducir de manera eficiente permite un ahorro medio del 15% de carburante en sus vehículos.