El Juzgado de Instrucción nº 6, de Castellón, ha apreciado la existencia de indicios de criminalidad en la conducta del responsable de un taller de Grau de Castellón por la comisión de un presunto delito contra la Propiedad Industrial e Intelectual, al utilizar software ilegal de la marca Bosch y distinguir de manera falsaria diversa maquinaria con dicha marca para dar una apariencia de establecimiento oficial.

La causa judicial se inició tras la denuncia formulada por la Comisión Antipiratería para el Automóvil (CAPA), en noviembre de 2015, contra el responsable del taller, ubicado en la población de Grau de Castellón.

La denuncia, presentada ante el Grupo de Delincuencia Especializada de la Policía Nacional, motivó una inspección en el taller la posterior incoación de diligencias previas ante el indicado Juzgado Instructor. Una vez terminada la fase de investigación judicial, considera que hay suficientes elementos probatorios para pensar que se ha podido cometer un delito contra la Propiedad Industrial e Intelectual, informan desde la propia CAPA en un comunicado.

En su resolución, el Juez destaca el hecho de localizarse aparatos de diagnosis operativos y en funcionamiento con un software ilegal y desprotegido ilícitamente, así como el uso de diversas máquinas con el color corporativo de Bosch y pegatinas con su logotipo, dando así una falsa apariencia de servicio oficial de dicha compañía.

Cerrada la fase instructora, el Juez da traslado de las actuaciones al Ministerio Fiscal y a la acusación particular, representada por CAPA, para que formulen el correspondiente escrito de acusación. Por su parte, la Comisión Antipiratería procederá próximamente a formalizar su acusación contra los responsables de los hechos denunciados, pidiendo “la máxima pena privativa de libertad posible, habida cuenta la gravedad y el riesgo que supone el uso de software ilegal”.