El 60% de los vehículos españoles tiene más de diez años, lo que se traduce en más de 15.239.000 automóviles viejos. Una de las consecuencias es el mayor número de averías: siete de cada diez fallos mecánicos se produce en coches con más de diez años, de los cuales un 57% ronda entre los 10 y 15 años, mientras que un 34% tiene entre 16 y 20 años y un 9% cuenta con más de 20 años, según unestudio de Autingo recogido por el periódico Abc.

Para llegar a esta conclusión, Autingo ha analizado más de 14.300 solicitudes de presupuesto para reparaciones que ha recibido a través de su plataforma en los últimos meses. “El desgaste por uso a lo largo de los años trae consigo averías de lo más normales para un vehículo que va quedando anticuado, pero en ocasiones no llevar a cabo el mantenimiento adecuado conlleva a la aparición de averías que pueden agravar aún más la situación y poner en riesgo la seguridad al volante”, señala Pedro Sanz, director general de Autingo.

Desde la plataforma señalan que entre las averías más comunes en los coches viejos destaca el desgaste de la correa de distribución, el embrague, las piezas de frenado, así como la avería de los sistemas de seguridad, como los anclajes de los cinturones, y los tubos de escape.

Por el lado contrario, Autingo indica que sólo una de cada diez averías se produce en turismos de entre uno y cinco años (14%). Los coches modernos cuentan con más componentes y son más complejos que los antiguos, y aunque algunas averías se han erradicado por completo, han aparecido otras de nueva generación, como los fallos presentados en los sistemas multimedia, navegadores e interfaces de entretenimiento.

También son importantes las averías en los sistemas anticontaminación en estos vehículos nuevos teniendo en cuenta su elevado precio relacionados con el catalizador o el filtro de partículas. Tampoco podemos olvidar las averías que se provocan en los volantes de inercia del embrague de dos masas, reparaciones habituales en los automóviles de nueva generación.

Pedro Sanz, director general de Autingo, declara a Abc que “siempre que sea necesario acudir a un servicio mecánico hay que recurrir a los talleres oficiales y de confianza porque el servicio que ofrecen es de calidad, cualificado y con todas las garantías, nunca es conveniente acudir a talleres no autorizados por el fuerte riesgo a ser víctima de reparaciones piratas y sobrecostes sospechosos”.