00278887Las laminillas que incorporan los neumáticos de invierno resultan decisivas en su rendimiento, debido a que recortan el dibujo de la banda de rodamiento y garantizan una mayor evacuación del agua y motricidad en condiciones complicadas. La presencia de un gran número de laminillas en los tacos tiene como finalidad mantener la adherencia en superficies deslizantes (nieve o hielo, por ejemplo).

La profundidad de dibujo mínima legal en nuestro país es de 1,6 mm. No obstante, los expertos aseguran que cuando la profundidad del neumático es menor a 4 mm., las prestaciones en condiciones invernales se reducen, aumentando la distancia de frenado y el riesgo a sufrir algún tipo de accidente.

Recordemos que los neumáticos de invierno actuales no son tan exclusivos como los de hace unos años. Tampoco se pueden utilizar únicamente en condiciones extremas: su concepto ha cambiado, pese a que muchos compradores potenciales siguen considerando que se trata de cubiertas para conducir sobre mojado o nieve.

Sí es cierto que se trata de un neumático ligeramente más ruidoso y con un desgaste superior a uno convencional. Pero las excelentes prestaciones deberían compensar estos inconvenientes y sería aconsejable transmitir sus virtudes por todos los medios posibles. “Se puede ganar hasta un 15 % en la frenada, una distancia que puede salvar vidas”.

Los neumáticos de invierno tienen un compuesto de goma y una escultura específicos, que les asegura más motricidad, adherencia y capacidad de frenada en condiciones de nieve y hielo.

Muchos conductores conocen estas características y han comenzado a aceptar este tipo de cubierta, pues el mercado así lo reclama. No obstante, los propios usuarios siguen temiendo a las carreteras invernales: en época de frío, el peligro de accidente es seis veces mayor que en verano.

Su uso, a la larga, no supone un excesivo mayor gasto para los usuarios, pues evita que los neu00289603máticos de verano sufran en estas condiciones. Por lo tanto, ambos juegos duran más.

Mención especial merecen aquellos profesionales que por su trabajo (transportistas, comerciales,…) se ven obligados a desplazarse con sus vehículos, independientemente de las condiciones meteorológicas. Son los que más pueden necesitar este tipo de neumáticos.

Su desventaja

El principal inconveniente que se encuentran las firmas es la escasez de información y desconocimiento existente respeto al neumático de invierno: no se habla apenas de sus cualidades ni la importancia que pueden tener en situaciones complicadas.

Se calcula que sólo un 15-20 % de la población conoce la existencia de este tipo de neumáticos. Son personas con un nivel cultural alto y un destacado poder adquisitivo.

“El ciudadano de a pie considera que el nuestro no es un lugar lluvioso, ni con un clima excesivamente frío”, reflexiona una de las marcas consultadas. Sin embargo, recalcamos que los neumáticos de invierno son los indicados para aquellas zonas donde las temperaturas seas iguales o inferiores a 7ºC, sin necesidad que haya nieve.

Michelin ha emprendido acciones informativas, comunicando en las carreteras que los neumáticos de invierno son una alternativa legal a las cadenas. Un claro ejemplo es su completo kit de publicidad, enviado a todos los talleres miembros del Michelin Winter Club para que sepan explicar las bondades de estas cubiertas.

Jon Ander García, dirNeum_bridgestoneector general de Continental Tires España, cree que es importante “sensibilizar al usuario y que éste perciba las mejoras en cuanto a seguridad que le aporta el neumático de invierno cuando las temperatura baja de los 7ºC”. Goodyear-Dunlop insta a la Administración para que juegue un papel fundamental en este reto.

En España hay muchas zonas en las que se dan estas condiciones - ya sea en ciudad o montaña -, apuntilla Bridgestone, y su uso es recomendable. Debemos tener en cuenta que sobre el pavimento en invierno estos neumáticos proporcionan unas mejores prestaciones que los de verano.

Estos neumáticos han vivido una evolución importante en los últimos años, especialmente en los compuestos de goma y en la escultura de los mismos. Ahora son menos ruidosos (ej. Continental) y brindan unos rendimientos kilométricos similares a las cubiertas de verano.

Venta escasa

Las ventas de neumáticos de invierno presentan un reducido mercado en España, pues las zonas donde se registran precipitaciones de nieve o muy bajas temperaturas son pocas y se ubican principalmente en el norte del país. Este segmento, tan específico, seguirá siendo un mercado residual hasta que el consumidor general conozca las ventajas que aportan a la seguridad en los recorridos del día a día.

“La situación económica ha afectado a este segmento como está ocurriendo con el resto. Ha provocado una disminución en la venta de vehículo, algo que repercute en la venta de todo tipo de neumáticos”, atesora Bridgestone. Vredestein, mientras, apunta que el factor principal sigue sUG8P-Beauty-shot_07iendo la climatología: si tenemos un invierno frío y húmedo se venden más neumáticos de invierno.

Sin embargo, desde Goodyear puntualizan que este segmento de neumáticos ha crecido en los últimos años, a pesar de la crisis. Esto se debe a los últimos inviernos, algo más duros de lo habitual, y al cada vez mayor conocimiento de los usuarios, gracias a las campañas promovidas. Michelin asevera que nuevamente la apuesta de los principales fabricantes ha permitido ver crecimientos en los últimos tres años.  

Según el Reglamento General de Vehículos, aprobado por el Real Decreto 2822/1998, el uso de neumáticos de invierno exime del uso de cadenas u otros dispositivos antideslizantes cuando estos sean obligatorios.

En Europa, el uso de neumáticos de invierno está muy difundido: los conductores están muy concienciados y suelen disponer de dos tipos. En Alemania, por ejemplo, más del 50 % de los automovilistas emplean neumáticos de invierno en temporada fría (sobre 30 millones), mientras en España, pese a que en los últimos años ha incrementado el porcentaje (cerca del 3 %), aún estamos en cifras muy bajas.