La ampliación de las instalaciones langreanas de Recauchutados del Cantabrico, empresa perteneciente al Grupo Baldajos que se dedica a la fabricación de neumáticos recauchutados, ya está en marcha. Las obras de construcción de la nueva nave en el polígono de La Moral, cuya inversión alcanzará los 2,6 millones de euros, han comenzado.

El Grupo Baldajos tiene previsto concluir los trabajos de ampliación en el último trimestre del año, lo que les permitirá poner en marcha una nueva línea de negocio, centrada en los neumáticos para maquinaria pesada. Estos neumáticos de grandes dimensiones (59/80 R63) tienen más de cuatro metros de diámetro y alrededor de cinco toneladas de peso. La ampliación de la planta permitirá "crear entre cuatro y seis puestos de trabajo y consolidar treinta", aseguró Alejandro Díaz, presidente del Grupo Baldajos, según informa el diario Ine.es.

Para llevar a cabo la obra, el Grupo ha recibido una ayuda de 490.000 euros a cargo de los fondos mineros. La nueva línea de producción de la compañía fabricará un producto destinado al mercado nacional pero también internacional constituyendo, señaló Díaz, "el primer paso sólido para operar fuera aunque ya comercializamos algún producto en el exterior". Los neumáticos de grandes dimensiones se destinarán a dumpers, maquinaria pesada de obra y vehículos similares que se utilizan en determinadas actividades, entre ellas minas a cielo abierto en Sudáfrica.

El Grupo Baldajos inauguró hace cinco años su planta de recauchutado en el polígono de La Moral I. Para su ampliación ha adquirido terrenos en la segunda fase del área industrial. Los terrenos en los que se construye la nueva nave tiene una superficie de 9.072 metros cuadrados. Recauchutados del Cantabrico trabaja con la empresa Bridgestone, comercializando buena parte de los recauchutados que la firma japonesa vende en España. La empresa se instaló en noviembre de 2012 en el polígono de La Moral, ocupando cinco parcelas con una superficie de 5.000 metros cuadrados, y creando 23 puestos de trabajo.