Bridgestone ha sido seleccionado ya por los principales fabricantes de primer equipo, desde comienzos de 2018, para proveer de neumáticos para más de 45 equipamientos en más de 15 modelos, y de ahora a final de año, habrá más de 60 equipamientos adicionales.

Bridgestone ha trabajado codo con codo con fabricantes de equipo original para ajustar lo máximo posible el equipamiento de los neumáticos a sus demandas específicas. Tan solo en la primera mitad de 2018, más de 10 fabricantes de equipo original han solicitado más de 45 equipamientos para más de 15 modelos diferentes, como por ejemplo: Ferrari Portofino, Porsche Cayenne, Mercedes Clase A y C; Audi A1, A6, A7 y Q2; Volkswagen Touareg, T-ROC, Tiguan y Polo; Opel Insignia; Renault Mégane R.S. ó BMW i3s y X3.

El enfoque personalizado comienza con la comprensión de las necesidades específicas de los fabricantes de equipo original y un trabajo en estrecha colaboración con ellos, lo que permite ajustar cada elemento del neumático al vehículo. Por ejemplo, Lexus y Mercedes querían ofrecer a sus conductores la máxima seguridad en caso de reventón o pinchazo. Para cumplir con estas exigencias, Bridgestone incorporó la tecnología Run-Flat (RFT) al Turanza T005. Para el Ferrari Portofino, Bridgestone también integró la misma tecnología Run-Flat en su Potenza S007, diseñado para combinar una gran fuerza G en las curvas con la durabilidad a alta velocidad y la conducción deportiva del Portofino.

Audi y Opel buscaban minimizar el ruido en el interior del vehículo y aumentar la comodidad. Bridgestone obtuvo lo deseado al rellenar los huecos con materiales fonoabsorbentes y realizando otros tipos de ajustes, formando parte, todo ello, de una innovación patentada de la tecnología B-Silent, que se encuentra disponible en los nuevos Audi A6 y Opel Insignia.

A petición de los fabricantes de equipos originales, Bridgestone ha desarrollado, mediante la creación de patrones optimizados de la banda de rodadura, un agarre superior, obteniendo unas curvas más firmes mediante el refuerzo de las paredes laterales de las carcasas de los neumáticos; o la tecnología patentada de mezcla de sílice, NanoPro-Tech, que minimiza el desgaste y prolonga la vida útil del neumático. Pero en algunos casos, los requisitos no se han limitado a la realización de ajustes. BMW, por ejemplo, necesitaba un concepto de neumático completamente diferente para sus vehículos eléctricos. Bridgestone respondió a este reto con la tecnología "ologic" y un neumático interno diseñado específicamente para vehículos eléctricos y que consigue optimizar su rendimiento, garantizando además la máxima seguridad, tal y como se puede comprobar en el BMW i3s, lanzado recientemente.

La cooperación y la creación conjunta han dado como resultado diseños a medida. “Nos ha permitido dar pasos hacia una nueva dirección”, dice Mark Tejedor, Vicepresidente de equipos originales de Bridgestone EMEA. “Estamos creando nuevos neumáticos, que son más eficientes y que están mejor adaptados que nunca a los vehículos, para que los conductores sigan en marcha, sin importar nada más”.