Los árboles del caucho aquejados de la enfermedad de la pudrición de la raíz blanca están de enhorabuena, porque Bridgestone ha conseguido implantado una técnica revolucionaria que puede ser utilizada para diagnosticar de forma sencilla, rápida y precisa está enfermedad de la principal fuente de caucho natural utilizada para la fabricación de neumáticos y otros productos.

En el sudeste asiático, donde se cultiva más del 90% del caucho natural, la enfermedad de la pudrición de la raíz blanca causada por el Rigidoporus microporus, un tipo de hongo filamentoso que afecta al Hevea Brasilensis, más conocido como árbol del caucho, continúa propagándose debido a los patógenos que se encuentran en la tierra. Puesto que en la actualidad la enfermedad de la pudrición de la raíz blanca solo se puede identificar mediante inspección visual, la precisión en su detección es baja. Las inspecciones visuales solo pueden llevarse a cabo excavando en la tierra alrededor del árbol y debido a su complejidad requieren mucho tiempo, lo que lleva en ocasiones a detecciones tardías y diagnósticos erróneos, haciendo que la enfermedad pueda expandirse.

Para responder a este problema, Bridgestone ha estado cooperando desde 2010 con la Agencia para el Asesoramiento y la Aplicación de Tecnología de Indonesia y numerosas universidades para promover el desarrollo de tecnologías que diagnostiquen de manera rápida la enfermedad de la pudrición de la raíz blanca.

Bridgestone ha implantado ahora el método LAMP (Loop-Mediated Isothermal AmplificationI), una técnica de diagnóstico que utiliza biotecnología. La compañía ha desarrollado un kit de reactivos basado en la estructura genética de los patógenos causantes de la enfermedad. El método LAMP es una rompedora y avanzada técnica que permite confirmar de forma sencilla la presencia del patógeno en el área sin utilizar un equipamiento especial.

Con el método LAMP, ahora es posible la temprana detección de la enfermedad de la pudrición de la raíz blanca y se espera que esta técnica ayude a controlar la propagación de la enfermedad desde los árboles infectados hasta los sanos. Además, mediante este sistema, que puede ser utilizado independientemente del conocimiento y de la experiencia, se puede realizar un fácil seguimiento y control del daño. En este sentido, también se espera que el método LAMP tenga un enorme efecto en la gestión de las plantaciones.