La reciente apuesta de la industria automovilística por la propulsión alternativa provoca que los neumáticos, poco a poco, estén reduciendo su anchura a proporciones mínimas muy llamativas, que ofrecen una ruptura total con la que parecía una tendencia obligada del mercado, tal y como recuerdan en un interesante artículo de la web Tecmovia.

 

Los neumáticos del mañana son más altos y menos anchos, ¿por qué? En primer lugar, el menor peso de muchos de los vehículos provoca que baste una escasa sección del neumático, de apenas 145 milímetros para ofrecer un agarre y estabilidad adecuados gracias a que las inercias del vehículo por motivo de masas desplazadas se han reducido de forma drástica a través de un peso final muy reducido de 800 kilogramos y un centro de gravedad muy bajo a través de un reparto del peso óptimo.

Por otro lado, los nuevos compuestos, con bajo coeficiente de rozamiento, han conseguido evolucionar varios estadios para garantizar un comportamiento equilibrado entre disminución de las pérdidas por rozamiento y agarre; ya no es necesario sobredimensionar la sección, ahora importa más el equilibrio del lado de la eficiencia.
Y muchos de los nuevos vehículos eléctricos apenas alcanzarán 150 Km/h. Por ello, los códigos de velocidad habituales en estos neumáticos eficientes son "T" (190 Km/h) y "U" (200 Km/h). No conviene olvidar, por otro lado, que la disponibilidad de par motor de los propulsores eléctricos es un factor muy útil a la hora de hablar de grandes tamaños de llanta y neumáticos. Un mayor diámetro de rueda obliga al cambio de relaciones a tener que soportar mayores esfuerzos a merced de la desmultiplicación existente entre la salida del diferencial y el régimen del motor térmico en diseños convencionales.
Michelin, Bridgestone y Continental han sido las primeras firmas especializadas en presentar sus desarrollos para con esta nueva filosofía del neumático. La búsqueda de la máxima eficiencia, junto al aprovechamiento de las necesidades y posibilidades de la propulsión eléctrica, están defendiendo el cambio de tendencia hacia neumáticos de mayor diámetro y menor sección.