Las 6 Horas de Bahréin albergaron, una vez más, el final de temporada del Campeonato Mundial de Resistencia de la FIA (WEC). Dos títulos fueron a parar a manos de equipos Dunlop: Aston Martin Racing ganó el Trofeo Mundial de Resistencia de la FIA en GTE Am y el Vaillante Rebellion ganó el Trofeo Mundial de Resistencia de la FIA en LMP2.

La categoría LMP2 fue testigo de una batalla con emoción hasta la bandera a cuadros, con el campeón decidido por un margen de sólo 10,696 segundos después de un total de 72 horas de carrera a lo largo de la temporada. El Vaillante Rebellion Oreca número 31 optó por una estrategia de parada en boxes diferente al Jackie Chan DC Racing número 38, con la que ganó la carrera consiguiendo así también el título. El liderazgo se barajó entre ambos nueve veces, con el coche número 38 recortando la diferencia hasta el final, después de las últimas paradas, pero sin acercarse lo suficiente. El trío de Julien Canal, Nicolas Prost y Bruno Senna ganó cuatro de las últimas cinco carreras y pisó ocho de los nueve podios esta temporada.

Paul Dalla Lana, Pedro Lamy y Mathias Lauda obtuvieron su séptima pole position, cuarta victoria y octavo podio del año después de las seis horas de carrera definitivas. El equipo dominó en la última salida en el WEC del Aston Martin Vantage, liderando 107 de las 112 vueltas, cruzando la línea un minuto y 17 segundos por delante de sus competidores más cercanos. Dos de los tres campeones potenciales de esta última carrera optaron por competir con neumáticos Dunlop, y el Dempsey-Proton Racing Porsche terminó en cuarto lugar en la carrera, segundo en la clasificación de pilotos y tercero en la tabla de equipos.

Desde que el año pasado Dunlop regresara a la clase GT del WEC, esta segunda temporada ha dado como resultado ocho pole positions, siete victorias y 15 podios con los cinco coches en dos clases, incluida la victoria de Aston Martin en GTE Pro en las 24 Horas de Le Mans.

Xavier Fraipont, Director Ejecutivo de DunlopMotorsport y Motos EMEA afirmó que “Hemos tenido otra temporada de carreras increíble y es genial ganar otros dos títulos en una competición abierta de neumáticos. El WEC es un gran campeonato: así lo han demostrado las carreras y la emoción mantenida hasta los últimos segundos de la temporada, particularmente en la clase LMP2, aquí, en Bahréin. Es sólo nuestro segundo año de vuelta en las carreras de GT del WEC, por lo que conseguir otro título en una competición tan reñida es un verdadero logro. Todo el duro trabajo ha dado sus frutos, así que muchas gracias a todos nuestros equipos de carreras y a nuestro propio equipo: los diseñadores, los trabajadores de la fábrica, los ingenieros y todo el personal de apoyo que lo han hecho posible.”